Archivo de la etiqueta: Relojes

Relojes Longines

Longines es una de las marcas más conocidas en el mundo de la relojería.

Creada en 1832, fue fundada por Auguste Agassiz y dos socios más que se dedicaron a la fabricación y comercialización de relojes de bolsillo bastante comunes. Gracias a los contactos que Agassiz tenía en Estados Unidos, consiguió desarrollar en esa zona un comercio en alza, lo que le permitió llevar las riendas de la empresa a él solo durante unos años.

En 1852, su sobrino, Ernest Francillon, llega a la empresa de la que se va haciendo cargo poco a poco hasta que en 1867 inaugura la fábrica de Longines en Saint-Imier creando además el calibre de 20 líneas denominado 20A. Fueron premiados en la Exposición Universal de París de ese mismo año.

A partir de entonces, todos los relojes de la marca Longines llevarán el nombre de la marca en la esfera y un reloj de arena alado.

En 1878, el relojero Alfred Lugrin crea para ellos el movimiento 20H, un monopulsador que se convierte en el primer dispositivo que es cronómetro y medidor del tiempo a la vez. Se convertiría en el producto estrella de la hípica y todos los jueces deportivos disponían de uno.

A partir de 1880, Longines se registra en la Oficina Federal de la Propiedad Intelectual registrando, además, en 1889, el famoso logotipo. 10 años después, en 1899 se convirtieron en los equipadores del Príncipe Luis Amadeo de Saboya en su expedición al Polo Norte.

En los siguientes años, su único objetivo es mejorar la mecánica de sus relojes por lo que crean el reloj de bolsillo denominado “La Renommée” con un calibre de 21.59.

En 1919, son nombrados proveedores oficiales de la Federación Aeronáutica Internacional pasando, a partir de entonces, a desarrollar nuevos instrumentos de navegación para los aviones.

El piloto Charles A. Lindbergh, primer aviador en recorrer en solitario el Atlántico Norte, les facilita a Longines la idea de crear un instrumento de navegación aérea en la que se pueda calcular la longitud junto con la latitud para conocer una situación geográfica exacta.

En el año 1936 patenta el legendario reloj de pulsera 13ZN con uno o dos pulsadores, con contador semi-instantáneo de 30 minutos o contador de arrastre de 60 minutos. Tres años después, crean un siderógrafo que permite conocer el tiempo sideral de Greenwich en grados, minutos y fracciones de minutos de arco, y sirve para acelerar los cálculos de posición mediante la indicación directa del ángulo horario del punto vernal respecto a Greenwich.

En 1954, desarrollan el primer reloj de cuarzo que consigue batir todos los récords de precisión lo que les permitirá lanzar las colecciones Conquest y Flagship.

En los años 60 y 70, la tecnología de Longines crece a pasos agigantados creando nuevos dispositivos lo que les permite convertirse en los 80 en los cronometradores oficiales de la Formula 1 durante más de 10 años, de la Federación Internacional de Gimnasia e incorporarse a la Société Suisse de Microélectronique et d’Horlogerie, hoy denominada Swatch Group.

Con motivo del 160 aniversario de la historia de Longines y los 125 de la marca, inauguran el Museo Longines en Saint-Imier.

A partir del 2003 se centran mucho más en el diseño de sus relojes y en la mujer, creando la línea PrimaLuna. Son nombrados cronometradores oficiales del Open de Francia en el Roland Garros de 2009.

En 2015 sacan a la luz el Longines Positioning System (LPS) que permite conocer la posición exacta de los caballos en una carrera, así como la distancia entre ellos y la velocidad exacta.

Desde entonces siguen trabajando para mejorar cada día una tecnología más precisa y funcional.

Relojes Cartier

El nombre de Cartier es conocido por todos, tanto en relojería como en joyería, y está ligado a los conceptos de elegancia, lujo y distinción. Tal y como dijo el Príncipe de Gales: “son los joyeros de los reyes, los reyes de los joyeros.”

Y es que la marca Cartier se ha ganado el puesto en el que se encuentra gracias al tesón de la familia desde 1847 hasta 1964 en que vendieron la empresa.

Aunque su fama les vino dada como joyeros de la realeza europea, la gran idea de Louis Cartier de crear un reloj de pulsera para los caballeros de la época  fue la clave de los éxitos cosechados más tarde.

Cuentan que el amigo de Louis Cartier, el piloto Alberto Santos Dumont, le pidió que le hiciera un reloj fácil de consultar cuando estaba pilotando, y a Louis se le ocurrió la idea del primer reloj de pulsera de la historia: el Santos Cartier, en 1904.

Reloj Santos de Cartier

Sencillo, cómodo y elegante, el Santos Cartier se convirtió en todo un éxito, lo que hizo que un tiempo después saliera al mercado un nuevo modelo: el Cartier Tank, inspirado en el tanque Renault de reciente introducción en el Frente Occidental.

Elegantes y con un diseño atemporal, los relojes Cartier se han ganado su puesto entre esos relojes especiales que despiertan pasiones. Aún hoy en día son los preferidos de la realeza europea, la alta sociedad y todo tipo de famosos que no pierden la oportunidad de llevar una de las creaciones de la casa Cartier.

Sus tiendas están repartidas por todo el mundo, siempre en ciudades con el glamour característico de la marca: Londres, París, Nueva York, Monte Carlo o Cannes sólo son alguna de ellas.

La mayoría de sus obras no están al alcance de todo el mundo y, es por eso que Subastas Darley ha querido incorporar alguno de ellos a precios muy reducidos. Porque el glamour y la elegancia no deben estar reñidas con la clase social.