Archivo de la etiqueta: Perla Peregrina

Las Joyas de la Corona Española

Joyas de la Corona

Aunque las denominemos joyas de la Corona Española, realmente la Corona Española no tiene una colección de joyas como puede tenerla la Corona Inglesa. Más bien se trata de una serie de joyas que han pasado de reina a reina desde hace relativamente poco.

Desgraciadamente, muchas de ellas se destruyeron en el incendio del Alcázar Real y la Guerra de la Independencia. El hecho de que los problemas económicos y la ausencia de monarquía durante unos años tampoco ayudaron mucho a la conservación de dicho patrimonio.

Las más antiguas

Y eso es lo que son, Patrimonio Nacional. Quizás, las joyas más antiguas de un monarca que poseemos se trate de la corona y el cetro de Isabel la Católica y la espada de Fernando el Católico. Ambos destacan por su sencillez y reposan en la Capilla Real de Granada.

Después está el tesoro del Sacro Imperio, que está custodiado en el Museo de Historia de Arte de Viena y que correspondió al Emperador Carlos V de Alemania y I de España.

La famosa Perla Peregrina, que llegó a manos de la actriz Elisabeth Taylor o el diamante Estanque son ejemplos de una gloria pasada que no perduró en el tiempo, ya que las joyas de la monarquía española son privadas de cada uno de los miembros que la posea.

Las más valiosas

Hoy en día, lo que sí que se atesora como un auténtico tesoro, son la Corona y el Cetro con el que los monarcas han sido proclamados a lo largo de los años.

Ambas están custodiadas en una cámara acorazada del Palacio Real de Madrid bajo estrictas medidas de seguridad y utilizándose solamente en las proclamaciones reales, tal y como ha ocurrido en la del actual rey Felipe VI y en los entierros reales. La primera vez que se usaron fue en la proclamación de la reina Isabel II, después en la de Alfonso XII, Alfonso XIII, Juan Carlos I y Felipe VI.

La más valiosa de las joyas que pertenece, hoy en día, a la monarquía española, es la tiara conocida como Flor de Lis. Una preciosa tiara en platino y diamantes, tallada con el símbolo de los Borbones, la flor de lis. Ésta fue adquirida por Alfonso XIII como regalo de bodas. Otra joya digna de mencionar es que acompañaba el regalo de bodas de Alfonso XII, el llamado Collar de chatones. Un collar de diamantes a los que el rey iba añadiendo un par de ellos más en cada cumpleaños de su esposa.

En Subastas Darley no disponemos de esas joyas pero sí que contamos con una gran selección que hará que cualquiera que las adquiera se sienta de la realeza.

Joyas Famosas

Hoy os queremos acercar al mundo de las Joyas desde otro punto de vista, el de lo inalcanzable. Y es que las joyas de las que vamos a hablaros en este post son tan famosas y costosas que no son para el común de los mortales.

Diamante Hope

Sin dudarlo ni un minuto, la primera de las joyas de las que os vamos a hablar es el Diamante Hope.

Una auténtica obra de arte. Un diamante azul de 45 quilates que se encuentra en el Museo Nacional de Historia Natural de la Institución Smithsoniana.

Es una de las joyas más hermosas y más letales ya que, según las leyendas, 23 de sus dueños fallecieron en extrañas circunstancias.

Robada por un sacerdote a un ídolo hindú, perteneció al contrabandista francés Jean Baptiste Tefernier, fallecido por el ataque de unos perros salvajes, al rey francés Luis XIV, que murió arruinado y despreciado, a la princesa Lambrelle, apaleada por el pueblo, el magnate americano Ned McLean, cuyos hijos murieron en un accidente de coche y por sobredosis, él mismo acabó sus días en un manicomio.

Su último comprador tuvo la inteligente idea de donarlo a una institución para evitarse problemas mayores.

Diamante Orloff

El Diamante Orloff perteneciente a Catalina la Grande tiene forma de huevo partido por la mitad y fue descubierto en un templo hindú. Es blanco con reflejos azulados y tiene 189 quilates.

Perla Peregrina

La Perla Peregrina forma parte de las joyas de la Corona Española. Se trata de una perla de tamaño inusual que fue traída desde Panamá en el siglo XVI. Tiene 58 quilates y forma de lágrima, lo que la hace tan especial y deseada.

Fue lucida por las sucesivas reinas que ocuparon el trono español de diferentes maneras, ya sea en un broche, en un sombre o en un collar. Ha pasado sus 400 años de vida adornando a la realeza, hasta que, por vicisitudes de la vida, acabó en siendo propiedad de Elisabeth Taylor. Hace unos años se vendió a un particular por la friolera de 9 millones de euros.

Collar de María Antonieta

El Collar de María Antonieta de Francia también estuvo envuelto en intrigas palaciegas. Y es que parece ser que la Reina lo consiguió siendo víctima de una estafa.

De hecho, la historia ha sido calificada como “una de las farsas más descaradas de la Historia”.

Parece ser que el Rey Luis XV encargó la joya de 648 diamantes para su amante pero murió antes de pagarla. El por entonces obispo de Rohan se lo queda instando al joyero a que lo cobre a la Reina María Antonieta. Mientras tanto el collar es vendido por piezas y el importe se lo queda una falsa condesa de Valois que quería enriquecerse a costa de la Reina. Al final acaba en la hoguera.

L’Incomparable

El collar denominado L’Incomparable está compuesto de diamantes blancos de un total de 637 quilates encontrado en el Congo en 1980.

El diamante central se denomina “El Gigante Dorado” y, sólo él, tiene 407 quilates. Fue creado por el famosísimo joyero Mouawad.

Collar de la Inquisición Española

Por último, el Collar de la Inquisición Española.

16 Diamantes medianos, 120 diamantes pequeños y 15 Esmeraldas componen este precioso collar cuyo nombre nada tiene que ver con la Inquisición de España.

Según el Instituto Smithsoniano, la definición para la esmeralda central que adorna este collar es que, sin duda alguna, se trata de una de las mejores esmeraldas del mundo.

Es de origen colombiano, extraído de las minas por colonos españoles que la vendieron al Imperio Mongol, el Persa o el Otomano, no se sabe bien.

Fue llevada por Katherine Hepburn en le Gala de los Oscar de 1947 y, a partir de 1955, pasa a pertenecer al Instituto Smithsoniano del Museo Nacional de Historia Natural de Washington.

En Subastas Darley no tenemos joyas tan famosas pero sí únicas para aquellas personas que las adquieran. No dudéis en visitarnos para comprobarlo.