Archivo de la etiqueta: Joyería

Oro Vermeil

Oro Vermeil

El origen del Oro Vermeil se remonta al siglo XVIII, en concreto al año 1750 en la los joyeros de la época inventaron una técnica que recubría la plata con un dorado que hacía parecer la pieza similar al oro.

Técnica

Es una técnica de origen francés en la que los orfebres utilizaban oro, plata y mercurio a temperaturas muy altas haciendo que este último se vaporizara y el oro se adhiriera a la plata formando una capa espesa.

Desgraciadamente, este método provocaba la ceguera de muchos trabajadores expuestos a los vapores de mercurio. Por ello, Francia prohibió la técnica sobre el año 1800, lo que hizo que los joyeros buscaran nuevas técnicas menos peligrosas que les permitiera seguir creando estas joyas.

Bastantes años después se volvió a recuperar pero utilizando un proceso electrolítico, totalmente seguro para los trabajadores que lo utilizan y que da los mismos resultados que la técnica anterior.

Realmente cuando hablamos de Oro Vermeil hablamos de plata enchapa de oro. Lo único que le hace diferente es que debe de cumplir unos requisitos específicos. Estos requisitos son:

  • La base debe ser plata esterlina pura.
  • El oro con el que se recubre la plata debe de tener como mínimo 10 quilates.
  • No debe de estar recubierta por ningún metal más que el oro con el que se le da la capa.

Características

Gracias al proceso de electrolisis, el Oro Vermeil puede ser de diferente color, según el gusto y el diseño de la joya. Por lo tanto, podemos encontrarnos con piezas en amarillo, blanco, rosa o incluso tricolor.

Lo que no debe de fallar es la calidad del oro utilizado para hacer el recubrimiento. Tiene que ser de calidad, de 10, 14, 18 ó 24 quilates. Lo que hace que la pieza sea de una calidad excepcional pero que su precio sea mucho menor que las realizadas en oro. Eso hace estas piezas muy atractivas para los compradores.

Es totalmente válida para aquellas personas con alergia al níquel u otros metales. Tiene una larga vida si se cuida debidamente, utilizando simplemente un paño suave y limpio para su mantenimiento. Nunca usar limpiadores químicos.

Como curiosidad, contaros que en la Casa Blanca de Estados Unidos existe la llamada “Sala Vermeil” en la que la mayoría de los objetos allí presentes están elaborados a través de esta técnica. Podemos ver, por ejemplo, una vajilla decorada con Oro Vermeil y un enfriador de vino. Las medallas olímpicas también están realizadas con esta aleación.

Chopard

Chopard es una empresa suiza fundada por Louis-Ulysse Chopard que realiza relojes, joyas y accesorios.

Louis-Ulysse Chopard nació el 04 de mayo de 1836 siendo el segundo de los cuatro hijos de Félicien Chopard, campesino de profesión, y Henriette. Él fue quien animó a sus hijos a envolverse en el mundo de la relojería y siendo aún muy joven, Louis-Ulysse se dio cuenta de la razón que tenía y, a la edad de 24 años, en 1860 creó la manufactura L.U.C en Sonvillier, Suiza.

Sus relojes, rápidamente, adquirieron una gran reputación y Louis-Ulysse tomó la sabia decisión de viajar a diferentes puntos de Europa del Este, Escandinavia, Rusia o Países Bajos, donde sus relojes y cronómetros fueron un éxito. Llegaron incluso a marcar las horas de la corte del zar Nicolás II.

Durante esta época tuvo dos hijos, Paul-Louis e Ida Helene, siendo el primero de ellos su sucesor en la empresa, quien en 1921 abrió en La Chaux-de-Fonds otra sucursal que se convirtió en sede. En 1937 trasladaron la empresa a Ginebra y en 1943 Paul-André Chopard, nieto del fundador, se hizo cargo de la empresa.

Debido al poco interés que sus hijos tuvieron con la empresa, Paul-André Chopard se vio en la necesidad de vender la empresa  a Karl Scheufele III en 1963, descendiente de un legado de relojeros y joyeros alemanes que era capaz de perpetuar el legado de la marca que adquiría.

Gracias a él y a su familia, la marca Chopard se expandió espectacularmente y obtuvo grandes reconocimientos por sus avances tecnológicos, se continua creatividad y la calidad del trabajo de sus artesanos. Hoy en día son los hijos de Karl, Caroline y Karl-Friedrich quienes están al cargo de la empresa.

Las fechas claves en el éxito de la marca Chopard han sido:

En el año 1860 Louis-Ulysse funda la empresa.

En 1937 se instalan en Ginebra.

En 1963 la empresa pasa a manos de Karl Scheufele.

En 1974 dejan Ginebra y se trasladan a Meyrin-Geneva creando la línea femenina de los relojes-joya.

En 1976 crean el reloj Happy Diamonds en el que los diamantes se mueven libremente entre los cristales de zafiro del reloj.

En 1980 crean el primer reloj deportivo con correa de piel bautizado como St. Moritz.

En 1983 abren las puertas de su primera tienda en Asia, en concreto en Hong Kong y en 1986 la abren en Ginebra.

En el año 1988 la empresa Chopard empieza a colaborar con la carrera de coches vintage Mille Miglia de Italia y crean una colección exclusiva con el mismo nombre.

En 1993 lanzan su famosa colección Happy Sport.

En 1996 abren una manufactura relojera en Suiza para especializarse en los movimientos L.U.C. regresando así a sus orígenes.

En 1998 se hacen patrocinadores del Festival de Cine de Cannes.

En el año 2002 crean el concepto Golden Diamonds, una innovación de la Alta Joyería.

En 2007 ya tienen 100 tiendas, la última abierta en el Madison Avenue de New York

En el año 2010 celebraron su 150 aniversario lanzando la colección de Alta joyería denominada Animal World.

Alejandrita

Alejandrita

La Alejandrita es una de las piedras preciosas que nos ha dado la naturaleza más bella, rara y excepcional.

Descubierta en 1830 por el conde Perowsky, se llamó así en honor al que sería el futuro zar de Rusia, Alejandro II, a quien se le regaló en su decimosexto cumpleaños. Además, tiene los colores de la realeza rusa: el verde y el rojo.

La Alejandrita es una variedad del crisoberilo y, por lo tanto, tiene una gran dureza sólo superada por los rubíes, los zafiros y los diamantes.

Es una de las variedades de óxidos e hidróxidos más codiciada por su capacidad para cambiar de color dependiendo de la luz que incida sobre ella. Puede cambiar del verde azulado al rojo o púrpura. Esto nos sirve para calcular su valor. Las piedras que no tengan una buena calidad sufrirán un cambio de color más suave mientras que las de gran calidad tienen unos colores perfectamente definidos.

Características

Una de sus muchas características es que muestra un excelente tricroismo, es decir, que es capaz de mostrar 3 colores distintos a la vez. En este caso son el rojo, el amarillo y el verde. Además, existen variedades extrañas como la conocida por Alejandrita Ojo de Gato, en la que la luz se refleja produciendo un efecto semejante a la pupila de un gato. A este tipo de piedras se las conoce como chatoyancy.

A parte de en joyería, la Alejandrita se utiliza también en la fabricación de láseres, sobre todo, de fotodepilación para pieles sensibles.

Fuentes de extracción

Las fuentes principales de extracción a lo largo del mundo se sitúan en Tanzania, Birmania, Brasil. Zimbaue, Estados Unidos, Sri Lanka y Rusia. Aunque, originariamente, su principal fuente de extracción se situaba en Rusia, hoy en día han quedado agotadas.

Curiosamente, la mayor fuente de extracción se sitúa en Brasil, en concreto en las Minas Gerias. Aunque alejandritas excepcionales se han encontrado en Tanzania y Rusia.

Uso

Dicen que es muy buena para curar la artrosis y las afecciones oculares y, normalmente, en el Antigüedad, la solían llevar dentro de una bolsa de cuero amarillo para prevenir los mareos y vértigos. También dicen que estimula al hemisferio izquierdo del cerebro proporcionando un equilibrio entre espíritu, mente y cuerpo.

 

Suzanne Belperron

Pocas mujeres han destacado en el mundo de la joyería como Suzanne Belperron, todo un icono por su influencia y talento.

Biografía

Nacida como Suzanne Marie Claire Vuillerme el 26 de septiembre de 1900, fue hija del mercader Jules Alix Vuillerme y Marie Clarisse Faustine Bailly Ma Tre. Nació y creció en Saint Claude, donde eran famosos por sus oficios tradicionales, lo que le valió la ventaja a la hora de dar rienda suelta a su talento.

Gracias a la influencia de su madre, Suzanne Belperron pasó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Besanzón, creada en 1773 el escultor Francés Luc Breton y el pintor suizo Melchior Wirsch. Suzanne ganó uno de los premios de la Escuela con la creación de un reloj colgante.

Tras sus estudios, en 1919, se trasladó a vivir a París y trabajó en La Casa René Boivin de joyería labrándose un prestigio con sus joyas realizadas con piedras preciosas sobre materiales semipreciosos como cristal de roca, calcedonia y cuarzo ahumado. En 1924 Suzanne Belperron se convirtió en codirectora de la joyería.

Ese mismo año, contraía nupcias con el ingeniero Jean Belperron y juntos se trasladaron al barrio parisino de Montmartre.

En 1932 renuncia a su cargo en La Casa René Boivin para trabajar con Bernard Herz, uno de los comerciantes más importantes de París, muy conocido por sus piedras preciosas y sus perlas.

Durante toda la década de los años 30, la joyería Herz consiguió gran notoriedad gracias a los diseños de Suzanne Belperron, quien se convirtió, además, en una destacada e influyente figura en la moda del siglo XX.

Durante el tiempo que duró la Segunda Guerra Mundial, Suzanne Belperron, a instancias de Bernard Herz, se hizo con la dirección de la joyería hasta que esta cesó y el heredero Jean Herz pudo hacerse cargo del negocio. Ambos trabajaron juntos más de 30 años. Después Suzanne se retiró de la Casa Herz para ser una diseñadora autónoma que recibía a sus clientes de forma totalmente clandestina en su piso de la calle Châteaudun. Allí elaboraba increíbles joyas hechas a medida al modo de un sastre de Alta Costura.

Su clientela era de lo más variopinta. Aristócratas como el Duque de Windsor o la dinastía Aga Khan; estrellas de cine de la talla de Gary Cooper, personajes del mundo de la moda como Nina Ricci o Christian Dior o políticos como Paul Reynaud o Léon Blum.

Su muerte aconteció en un trágico accidente doméstico el 28 de marzo de 1983.

Diseños

Sus diseños se basaron, sobre todo, en las influencias culturales del Cercano Oriente, Egipto, el Lejano Oriente… e inspirados en la naturaleza, sobre todo, el universo submarino del que estaba enamorada.

Pionera en la técnica de colocar piedras preciosas sobre materiales semipreciosos, realizaba montajes con oro de 22 quilates, más blando y con un peculiar color.

Nunca firmó sus obras ya que decía que “Mi estilo es mi firma”, lo que ha traído de cabeza a numerosos expertos a la hora de catalogar sus obras.

Breve historia de la joyería

En este post queremos haceros una breve introducción a la historia de la Joyería a lo largo de las diferentes civilizaciones y tiempos. Y es que, aunque parezca que es algo de hoy en día, lo cierto es que la joyería lleva existiendo desde el principio de los tiempos del ser humano.

La Edad del Bronce

Al principio eran piedras, dientes, huesos, conchas o cualquier otro mineral moldeable y fácil de encontrar lo que utilizaban para fabricar sus armas y los pequeños adornos y talismanes que utilizaban para diferenciarse de los demás. Extraían piedras preciosas que les sirvieran como herramientas y separaban las más bonitas para realizar sus joyas pero el descubrimiento del metal hizo que cambiara completamente tanto la tecnología como el uso del mismo.

Ahora sus armas, herramientas y ornamentos eran de cobre, hierro y bronce lo que hizo que se desarrollaran trabajos de orfebre para moldearlas. Además fue en esa época cuando metales como el oro y la plata así como las piedras preciosas empezaron a crear la diferenciación de estatus social.

De esa época se han encontrado valiosos tesoros de joyas entre los que destacan los brazaletes, collares, anillos, figuras y pendientes.

El Antiguo Egipto

Esta es quizás una de las civilizaciones que más uso hizo de las joyas a las que asociaban con significados y creencias religiosas por lo que mayoritariamente lo que más se han encontrado has sido amuletos de todo tipo.

Para ellos, la posesión de ciertas joyas eran indicadores de rangos, oficios, poderes, premios, decoración, como motivos rituales o como ajuar funerario de los altos cargos del Estado.

Lo que más les gustaba utilizar eran el oro, la plata, el cobre, el jade, el lapislázuli y el rubí y muchas son las que se han encontrado para su estudio gracias a la costumbre de los egipcios de hacerse enterrar con sus joyas más preciadas.

Grecia

En esta época se llevaba la combinación de oro con piedras preciosas y elaboraban piezas muy delicadas y finas con diseños simples como las hojas o las espirales. Hacían pulseras y colgantes con ámbar, pendientes tallados en cristal, diademas de oro…normalmente utilizados como ajuar funerario, destacando de aquella época la famosa máscara de Agamenón realizada completamente en oro.

Además fueron ellos los que inventaron el camafeo, que hacían de una sola pieza con un tipo de ágata que traían de la India y que denominaron Sardónice.

La Antigua Roma

Para los romanos la joyería adquiere una especial importancia ya que era utilizada por todas las clases sociales como producto de embellecimiento personal. Se fabricaban agujas para el pelo, peines, anillos, pendientes, etc y lo hacían con bronce, marfil, huesos, combinaciones de varias, etc. Dependiendo de la belleza, material y diseño indicaban un mayor nivel social.

En esa época encontramos, por primera vez, el anillo de compromiso, que originariamente era de hierro y constituía una promesa pública entre un hombre y una mujer.

Solían utilizar plata, oro, cerámica, piedras preciosas o pasta vítrea, entre otras muchas, para la elaboración de todos sus adornos.

La cultura precolombina

Famosos por haber trabajado, sobretodo, el oro y la plata, los precolombinos destacaron por sus fastuosos ajuares funerarios en los que se han podido encontrar todo tipo de ornamentos además de cascos, máscaras, armas…

Para ellos era algo sagrado que explotaron al máximo gracias a la abundancia de piedras preciosas como esmeraldas, jade o turquesas.

Los Fenicios

Eran un pueblo comerciante que se estableció en diversas colonias de la península ibérica y que desarrollaron nuevos conceptos en el mundo de la joyería tales como la soldadura del oro, lo que hizo que pudieran crear joyas muy flexibles y con menor peso. Utilizaban ganchos, remaches y charnelas para los cierres de sus creaciones; inventaron nuevas técnicas para hacer filigranas y repujados; explotaron minas de estaño, oro, plata y cobre y crearon objetos nuevos como los candelabros de Lebrija.

La época Bizantina

Fue una época de grandes ostentaciones en las que destacó el uso de las cruces de oro a modo de colgante y en la que, sobre todo los religiosos, abusaban de la excesiva cargazón de joyas.

La Edad Media

La diferenciación de estatus social se hizo mucho más evidente y la utilización de joyas era casi exclusivo de los reyes, los eclesiásticos y los nobles. Se convirtieron en símbolo de poder y riquezas destacando las piedras preciosas que venían de Oriente.

Lo que más se utilizaba eran los broches, que se pusieron de moda, o las hebillas que utilizaban una nueva técnica consistente en la colocación de capas de granate en los alvéolos realizados en el oro o la plata.

El Renacimiento

Fue el resurgir de las artes y de las nuevas tecnologías. Ya no sólo se utilizaban las piedras preciosas como joyas sino como elementos decorativos arquitectónicos en las que priorizaban el alabastro y la malaquita. Se comenzaron a utilizar, también, en la moda mediante el bordado, por ejemplo, de perlas en las indumentarias de terciopelo y seda y los grandes pintores de la época, como Durero o Holbein, utilizaban sus dotes artísticas para diseñar fantásticas piezas de joyería.

En aquella época, España fue uno de los centros joyeros más importantes gracias a los tesoros que llegaban de América.

De los siglos XVII al XIX

Fue esta una época de mayores avances tecnológicos lo que permitió que se pudieran tallar diamantes, lo que la hizo una de las piedras más demandadas del momento. Además, se pudo comenzar a fabricar en serie aminorando así los precios y dando lugar a lo que hoy llamamos bisutería.

Aparece el aderezo o conjunto de joyas que, normalmente, estaba compuesto por pendientes, collar, broche y anillo para las mujeres y hebillas de zapato, empuñadura del sable e insignia de la orden de caballería en los hombres.

Los estilos que más gustaban eran los gótico, neoclásico, egipcio y renacentista y en la Francia de esos tiempos se impuso un estilo ostentoso y recargado que su único objetivo era exhibir cuanto más, mejor. Predominaba el uso de oro, piedras preciosas y semipreciosas y acero.

La orfebrería comenzó a tener un lugar importante llegado ya el siglo XIX y muchos fueron los grandes diseñadores que hicieron las delicias de la más alta sociedad del momento. Se pusieron de moda los relojes, los sellos y las tabaqueras de oro y piedras preciosas.

A partir del siglo XX

Surgió el Art Nouveau en la joyería gracias al diseñador Lalique que cambió la idea de la misma convirtiéndola en diseño puro.

Se dieron nuevos avances tecnológicos para tallar y tratar las piedras preciosas lo que ha hecho que cualquier persona tenga acceso a su compra por lo que se ha extendido socialmente con la utilización masiva, por parte de todo el mundo, de relojes, anillos, colgantes, pendientes o pulseras.

Se puede decir que, hoy en día, las joyas se han convertido en parte indispensable de la sociedad y que prácticamente todo el mundo, con un mínimo de posibilidades, puede adquirir una joya para lucir.

El Acero

Cada día encontramos cosas nuevas en joyería que mejoran la calidad del producto y le dan mayor durabilidad. Es el caso del acero, un metal que cada día es el preferido por millones de personas que ven que es un producto que funciona. De hecho, las mayores marcas de joyería del mundo confían plenamente en un producto que tienen grandes ventajas.

Características del acero

El acero es un aleación de hierro, carbono, níquel y cromo que produce artículos inoxidables cuyos precios son más bajos que otros metales y que se encuentra en abundancia por lo que su producción, aparte de en joyería, está muy explotada.

Es un metal muy utilizado tanto en joyería como en la construcción de aviones, cápsulas espaciales, tuberías, cocinas e incluso en el cuerpo humano como sustituto de huesos. Esto es así porque el acero no se oxida, no contamina, es duro, brillante, hipoalergénico, y además se puede limpiar con mucha facilidad.

Rápidamente se está convirtiendo en la joya preferida ya que se puede combinar con otros metales como el cobre, la plata o el oro lo que como resultado da unas joyas realmente preciosas.

Las ventajas más características o conocidas del acero son las siguientes:

El antialérgico, las joyas realizadas con acero pueden ser utilizadas por todo tipo de personas; es prácticamente es indestructible; su brillo dura toda la vida y nunca pierde su color; no se oxida; es un metal frío al tacto; es tan parecido al oro blanco y al platino que la mayoría de las veces se confunden entre sí; prácticamente no pesa nada; tiene una calidad extraordinaria y un precio muy bajo y una de las características que más llaman la atención es que les puedes cambiar el color por el que se quiera a través de un proceso de tratamiento; prácticamente no necesita ningún cuidado y se pueden grabar.

El Platino

¿Qué es el Platino?

El Platino es un elemento químico de transición de color blanco grisáceo, dúctil, pesado, maleable, resistente y puro que fue descubierto en Sudamérica, más concretamente en Ecuador y traído a Europa en el año 1735 por el español Antonio de Ulloa.

Su nombre deriva de la equivocación que tuvieron al principio, ya que su parecido con la plata es increíble.

Su utilización

Su uso está muy extendido ya que sus propiedades son muy peculiares. El platino es muy resistente al ataque de los químicos, tiene buenas propiedades eléctricas, no se oxida, se funde a temperaturas muy altas, es hipoalergénico, etc. por lo que su utilización está muy difundida.

Se emplea en imanes, motores a reacción, oleoductos, misiles, relojes, joyas, coronas dentales, contactos eléctricos, catalizadores de automóviles, etc.

En Joyería

Su uso en joyería se debió, mayormente, al joyero Louis Cartier que fue el primero que fabricó una joya con platino. Le siguieron Fabergé y Tiffany. A partir de entonces, su uso en joyería se difundió y, hoy en día, se ha convertido en uno de los metales más utilizados ya que las propiedades que tiene son ideales para ello.

 

Se ha convertido en uno de los metales más valorados del mercado gracias a su increíble pureza, su flexibilidad y sus cualidades hipoalergénicas. De hecho, los diamantes más famosos del mundo están engastados en este increíble metal.

El Oro

El preciado oro.

Hoy hablamos de la pieza reina de las joyerías, la más demandada y la que más encontramos en el mundo: el Oro.

Conocido por el hombre desde el IV milenio a. C, el oro ha sido utilizado como moneda, joya, como componente electrónico, etc.

Características.

Es el material más dúctil y maleable de todos los que se conocen. Es conductor de la electricidad y el calor además de que no se altera por la humedad, el aire o la mayoría de los agentes químicos, lo que lo hace ideal para componentes espaciales, por ejemplo. Además, no se oxida, por lo que siempre conserva su brillante color amarillo.

El oro tiene también una gran ventaja con respecto al resto de metales y es que se encuentra en casi cualquier parte del mundo, siendo muy fácil conseguirlo. Se encuentra en el agua del mar, el plancton, las rocas e incluso en los minerales de otros metales. Eso sí, es sensible al cianuro, el cloro o el mercurio.

El oro puro tiene 24 quilates pero no se utiliza prácticamente, ya que en ese estado es muy blando. De hecho, el más utilizado es el de 18 quilates y se suele alear con algún otro metal como la plata o el cobre.

Lo último sobre el oro es que se ha puesto de moda utilizarlo en estado puro para realizar platos gastronómicos de alto nivel. Aunque no es algo nuevo, no deja de ser chocante. En la antigüedad creían que si lo ponías en los alimentos se prolongaba la vida; bajo el reinado de Elizabeth de Inglaterra las frutas estaban adornadas con oro en sus convites, en el antiguo Japón no han dejado de utilizarlo desde hace siglos y lo alquimistas creían que tenía propiedades medicinales.

Lo uses para lo que lo uses, lo cierto es que en todas las casas seguro que hay una pieza de oro de mayor o menor valor (sentimental o económico) y en Subastas Darley queremos ayudaros a conservarlos de la mejor manera posible.

Anillo con turquesa natural en oro amarillo

Anillo con turquesa natural en oro amarillo

Conservación

Es muy importante que, por lo menos, cada dos años le prestemos la atención que se merecen a las joyas y otros artículos de oro que tengamos en casa.

Debemos lavar las piezas de una manera periódica con jabón líquido, agua y un cepillo de cerdas suaves y hay que pasarle una gamuza suave para secar los restos que hayan podido quedar. También podemos poner a hervir agua con unas gotas del jabón líquido o lejía e introducir las joyas en ella, cepillar, aclarar y secar cuidadosamente.

EL LAPISLÁZULI

Hoy os hablamos de una de las piedras semipreciosas más apreciadas en joyería desde tiempos antiguos: el lapislázuli.

Está compuesta por silicato cálcico, pirita, calcita, lazurita y wollastonita, minerales que le dan el color tan característico y bello de esta piedra y se suele encontrar, sobre todo, en Afganistán, aunque hay varios depósitos repartidos por todo el mundo.

Normalmente, es utilizada para la elaboración de anillos, pulseras, collares y todo tipo de objetos ornamentales. Su polvo ha sido utilizado durante siglos como pigmento para las obras de arte y, como tal, era de los más buscados. De hecho, su precio llegó a superar incluso el del oro.

Históricamente, el lapislázuli tenía una gran consideración.

En Egipto le otorgaban un gran poder y tallaban sus famosos escarabajos en ellos; los sumerios creían que tenía poderes mágicos; los alquimistas la llegaron a utilizar con fines médicos y los romanos creían que era afrodisíaco.

Lo que sí que es cierto, es que el lapislázuli siempre ha estado asociado a las deidades y la realeza en general y que su color tan característico ha teñido innumerables obras de arte a partir del siglo XIX.

Colgante de lapislázuli

Colgante de lapislázuli

Se le atribuyen distintas propiedades curativas, tales como: curar los dolores de garganta y de cabeza, cicatriza heridas, alivia los pulmones, cura el insomnio y es un gran antidepresivo.

En nuestra galería de subastas podrás encontrar algunas joyas con tan deseada piedra. Simplemente entra en www.subastasdarley.com.

Colgante de lapislázuli

Colgante de lapislázuli

EL CORAL

El coral, ha sido siempre, muy utilizado en joyería ya que hasta hace poco tiempo abundaba en la naturaleza.

Los elementos orgánicos han sido utilizados, desde el principio de los tiempos, en joyería ya que es lo que más abundaba y más fácil era de conseguir. Los corales son quizás los más existentes en nuestro planeta, ya que se encuentran en todos los mares y océanos.

En sí, el coral es el esqueleto de un pólipo formado de carbonato de calcio que se forman en el fondo de nuestros mares en grandes colonias. Y aunque los más famosos son los rojos, también existen de color negro, azul, blanco o rosa.

Para poder utilizarla en joyería es necesario moldearla dando lugar a diversas formas: redonda, semi-redonda (no son completamente esféricas), barroca (irregulares) y semi-barroca (el resto de formas).

Collar de coral natural

Collar de coral natural

Una de las características primordiales para valorarlo y clasificarlo ha sido siempre la gama de colores. El más buscado es el coral rojo intenso que se da, sobre todo, en el Mediterráneo. El segundo mejor considerado es el coral negro, prácticamente imposible de conseguir ya que, al estar en peligro de extinción, se ha prohibido su recolección.

Su precio suele ser muy elevado, siempre y cuando sean originales, claro, ya que son muy difíciles de conseguir al estar en los fondos marinos. Además, está en peligro de extinción ya que las características de los mares (temperatura, profundidad, salinidad…) están cambiando a pasos agigantados y los arrecifes naturales tienen a desaparecer.

Juego de pendientes, pulsera y collar de coral y perlas cultivadas

Juego de pendientes, pulsera y collar de coral y perlas cultivadas

Al igual que con el resto de gemas, tenemos que tener mucho cuidado a la hora de adquirir corales, ya que el mercado de la joyería está lleno de falsificaciones, ya sean imitaciones, elaboradas con polvo de coral o los llamados “coral bamboo”, elemento orgánico marino muy similar.

Al tratarse de carbonato de calcio, su cuidado es más delicado que el de otras gemas. No se pueden utilizar ni jabones, cremas, perfumes, repelentes, etc. Para hacer una limpieza correcta hay que limpiarlo con un paño de algodón húmedo y llevarlo a pulir cuando sea necesario a una joyería especializada.

Juego de anillo y pendientes con coral natural

Juego de anillo y pendientes con coral natural

Y como en Subastas Darley nos gusta tener siempre gran variedad de joyas para que podáis elegir la que más os guste, a partir de ahora podéis encontrarlas en nuestras subastas.

No dudéis en verla ya que os sorprenderá.