Archivo de la etiqueta: Egipto

EL LAPISLÁZULI

Hoy os hablamos de una de las piedras semipreciosas más apreciadas en joyería desde tiempos antiguos: el lapislázuli.

Está compuesta por silicato cálcico, pirita, calcita, lazurita y wollastonita, minerales que le dan el color tan característico y bello de esta piedra y se suele encontrar, sobre todo, en Afganistán, aunque hay varios depósitos repartidos por todo el mundo.

Normalmente, es utilizada para la elaboración de anillos, pulseras, collares y todo tipo de objetos ornamentales. Su polvo ha sido utilizado durante siglos como pigmento para las obras de arte y, como tal, era de los más buscados. De hecho, su precio llegó a superar incluso el del oro.

Históricamente, el lapislázuli tenía una gran consideración.

En Egipto le otorgaban un gran poder y tallaban sus famosos escarabajos en ellos; los sumerios creían que tenía poderes mágicos; los alquimistas la llegaron a utilizar con fines médicos y los romanos creían que era afrodisíaco.

Lo que sí que es cierto, es que el lapislázuli siempre ha estado asociado a las deidades y la realeza en general y que su color tan característico ha teñido innumerables obras de arte a partir del siglo XIX.

Colgante de lapislázuli

Colgante de lapislázuli

Se le atribuyen distintas propiedades curativas, tales como: curar los dolores de garganta y de cabeza, cicatriza heridas, alivia los pulmones, cura el insomnio y es un gran antidepresivo.

En nuestra galería de subastas podrás encontrar algunas joyas con tan deseada piedra. Simplemente entra en www.subastasdarley.com.

Colgante de lapislázuli

Colgante de lapislázuli

JOYAS EGIPCIAS ANTIGUAS

La civilización egipcia es una de las más misteriosas, duraderas y prolíficas de todas las que han poblado nuestro mundo conocido.

Astrología, arquitectura, religión, administración…Nada se les escapaba a los egipcios. Y el tema de las joyas fue para ellos algo muy común ya que el mayor uso que le daban era el de amuletos.

Las utilizaban tanto en vivos como muertos para sentirse a salvo y seguros de cualquier mal que pudiera impedirles el paso al Más Allá. Representaban deidades y símbolos religiosos y no conocían de clases sociales.

La fabricación de joyas en Egipto se remonta a tiempos prehistóricos en los que las culturas Badari y Naqada, de la edad de bronce, comenzaron a fabricar todo tipo de adornos. En aquella época, el oro no se utilizaba sino que las piezas eran pintadas con sustancias de vidrio para que adquirieran el color dorado tan deseado. Ya en el Imperio Medio, la orfebrería alcanzó su punto más álgido dominando diferentes métodos en la fabricación de joyería. Y gracias a las minas de Nubia y a la masificación en la extracción de metales preciosos, la orfebrería egipcia se convirtió en arte.

Normalmente, el oro era el material por excelencia para su fabricación ya que representaba la carne de Horus, el dios sol. A éste le añadían piedras preciosas que simbolizaban la vida y la alegría, si eran de color azul o verde, respectivamente, o el fuego y la sangre si eran rojo o marrón.

Coronas, collares, cinturones, pendientes, brazaletes, anillos… han sido encontrados en las innumerables tumbas encontradas. Y es que el paso al Más Allá tenía que ir acompañado de presentes varios para los distintos dioses a los que se veneraba.

Las formas de las joyas variaban dependiendo de para qué se utilizaran.

Quizás las más famosas fueran las que tuvieran forma de escarabajo, ya que era un símbolo sagrado muy común. Otra de las más utilizadas eran las que tenían forma de corazón. Ello era debido a que para los egipcios, según el Libro de los Muertos, la mente y el alma residían en el corazón y, una vez muertos, éste se pesaba para poder entrar en el cielo. Los amuletos con esta forma servían de recipiente para el corazón del fallecido en su tumba.

Famosos son también las menat o pectorales que utilizaban las reinas y sacerdotisas de la diosa Hathor y que significaban el renacimiento de los muertos.

De todas formas, cualquiera que fuera la forma que tuvieran o el material del que estuvieran fabricadas, lo cierto es que las joyas egipcias son de una belleza única y que, aún siglos después, siguen asombrándonos.

En Subastas Darley, aún no tenemos joyas de este tipo en nuestra colección pero sí que tenemos otras que aunque no sean egipcias sí que harán las delicias de cualquier amante de lo bello. Así que no dudéis en visitarnos para conocerlas.