Archivo de la etiqueta: Diamantes

Los diamantes, tallas brillantes en la joyería

Los brillantes son piedras preciosas, sobre todo diamantes, cortados de una manera específica para que adquieran un brillo que las hace especiales. Aunque, matizando más, se puede asegurar que un brillante es como se denomina al tipo de talla, no a la piedra en sí.

Es un tipo de tallaje en el que la piedra o diamante adquiere forma de cono lo que le proporciona un máximo retorno de la luz en su parte superior. Desarrollada por Marcel Tolkowsky a principios del siglo XX, ha sido la más utilizada para dar forma a las diferentes piedras preciosas, aunque, hoy en día, se le han realizado algunas modificaciones.

Este tipo de talla es el más conocido y utilizado por los joyeros y, gracias a sus cincuenta y siete lados, su brillo es fascinante.

Para poder valorar un brillante, tenemos que tener en cuenta cuatro factores: el peso, el color, la pureza y la talla.

Características de los brillantes:

El peso es el que se mide en quilates. Cuanto más pesado y más grande, más caro es. Para conocer su valor, sólo hay que multiplicar su peso por el precio del quilate en el mercado en ese momento.

El color determina también su calidad. Cuanto más transparente es, más bonito y valioso. Para valorarlo existe una escala de va de la d a la Z, siendo la D la más transparente y la Z la menos (color amarronado).

La pureza la determina la ausencia o presencia de defectos y la  cantidad de marcas internas que tiene, lo que le afectará a la intensidad de su brillo. Dependiendo de la misma, No existe el brillante perfecto pero su valor aumenta cuantas menos impurezas tenga.

Y la talla es la que tiene que ver con las proporciones de la pieza, con su corte, su anchura y su profundidad. Cuanto más proporcionada, simétrica, pulida esté y más refleje la luz, más valor se le da.

En Subastas Darley tenemos algunas piezas con brillantes que subastamos continuamente. En estos momentos, por ejemplo, os podemos mostrar este colgante en oro blanco de 18 quilates, modelo flor de cuatro hojas formadas cada una de ellas por un diamante talla brillante engarzado en boca y de peso total 0,40 cts (4), color H y pureza Vs, sujetos en el extremo por una garra angular. Cubre el centro un botón liso a modo de adorno. Toda la estructura pende de un asa lisa de cuña en definición.

Colgante en oro blanco de 18 quilates con brillantes

Colgante en oro blanco de 18 quilates con brillantes

Tiaras Reales

Las tiaras reales normalmente suelen ser regalos de boda o de compromiso y han sido y son utilizadas por la realeza europea desde hace siglos.

De hecho, ya en la época neolítica, las mujeres utilizaban tiaras o diademas para adornarse con hojas o flores. Los griegos coronaban con ellas a los ganadores de los juegos y los romanos las utilizaron como corona triunfal o de césares. Por lo que no es de extrañar que a día de hoy aún tengan un simbolismo real.

Hoy sólo vamos a hablar de alguna de ellas, las más bellas o conocidas, las que más han llamado nuestra atención.

La Tiara Pavo Real.

Preciosa tiara de diamantes y rubíes que fue propiedad de la reina Guillermina de Holanda y que Máxima Zorreguieta ha sabido sacarla de nuevo a la palestra. Fue diseñada por el joyero real Schürmann.

Tiara Cambridge.

También llamada “Nudo de los Amantes” es una tiara con diseño neoclásico realizada en diamantes talla brillante y perlas en forma de gota. Su diseño es muy clásico y está compuesto por 19 arcos de los que cuelgan 38 enormes perlas. La Reina Isabel II de Inglaterra la encargó en el año 1913 y significa amor eterno. La Princesa Diana de Gales la adquirió como regalo de bodas.

Tiara Brunswick.

Realizado por encargo por Josefina Bonaparte, fue un regalo de boda para la princesa de Prusia Victoria Luisa. Años después pasó a su nieto, Ernesto de Hannover. La única que la ha utilizado hasta ahora es su esposa Carolina de Mónaco.

Tiara de la Gran Duquesa Vladimir.

Excepcional tiara compuesta por círculos con diamantes y pequeñas perlas en forma de gota que cuelgan en cada uno de los círculos. En alguna ocasión, esas perlas han sido cambiadas para alguna ocasión especial por esmeraldas. Perteneció originalmente a la Gran Duquesa Vladimir de Rusia y posteriormente a la casa real inglesa.

Tiara del Corsario.

Originariamente era un broche perteneciente a la reina Victoria de Suecia, después a la reina Ingrid de Dinamarca y por último a la princesa Ana María, como regalo de boda de los reyes de Dinamarca por su boda con el ahora rey Constantino de Grecia. La llevó Marie-Chantal Miller en su boda con Pablo de Grecia y hace poco Tatiana Blatnik en la celebración de su matrimonio con Nicolás de Grecia.

Diadema de los Siete Camafeos.

Fue un encargo para la Emperatriz Josefina esposa de Napoleón Bonaparte. El encargo se le realizó al orfebre de París Marie-Etienne Nitot y acabó en el casa real de Suecia cuando la nieta de esta se casó con el reyo Óscar I.

Está compuesta por 5 camafeos engastados en oro rojo y perlas. Los camafeos simbolizan el amor y temas de la mitología griega y romana.

La última en utilizarla fue Victoria de Suecia en su enlace con Daniel Westling.

Tiara Princesa Doña Leticia.

La tiara que le regaló el ahora rey Felipe VI a su esposa doña Leticia con motivo de sus nupcias es un diseño sencillo compuesto por 450 diamantes y 10 perlas australianas que además incorpora la flor de lis, símbolo de los borbones.  

 

Las joyas de la Corona Británica II

Siguiendo con el tesoro de la joyas de la Corona Británica, podemos hablar de:

Kokoshnik de Rusia.

Una preciosidad de tiara utilizada por la realeza inglesa en más de una ocasión. De inspiración rusa, está elaborada por 60 barras de platino con 488 diamantes incrustados.

La Corona Pequeña de la Reina Victoria.

Con tan sólo 9 centímetros de ancho y 10 de alto, esta pequeña corona está engarzada con 1.300 diamantes fue un encargo de la Reina Victoria ya que las otras coronas le resultaban muy pesadas.

Corona imperial del Estado.

Es una de las principales de la Corona. Realmente es la que se utiliza en la coronación de los monarcas y la apertura del parlamento desde el siglo XIX ya que la de San Eduarda es mucho más pesada.

Está compuesta por 5 rubíes, 17 zafiros, 2.868 diamantes, 273 perlas y 11 esmeraldas.

Continuará…

Las joyas de la Corona Británica

Es conocido por todos la importancia que tienen las jjoyas de la Corona Británica  que llevan atesorando desde hace siglos.

Su valor económico es incalculable al igual que la belleza de alguna de las exquisitas piezas que forman parte del elenco. Muchas encierran historias de amor, de crueldad, de guerras y todas y cada una de ellas han sido utilizadas por los miembros de la familia real en algún momento u otro de su dilatada historia.

Su patrimonio está compuesto por coronas, cetros, espadas, tiaras o anillos siendo las más conocidas, las coronas reales.

Algunas de ellas son:

La Corona de la reina Isabel

Realizada íntegramente en platino, fue realizada expresamente para la madre de la actual reina. Contiene el diamante antiguo más conocido: el Koh-i-Noor, del que cuenta la leyenda que las mujeres que lo porten adquieren un gran poder.

Corona de San Eduardo

Es la más importante y la que utiliza el arzobispo de Canterbury para coronar a los reyes de Inglaterra desde el siglo XVIII. Realizada con oro y decorada con piedras preciosas, actualmente se utiliza una copia ya que la original fue destruida.

Corona imperial de la India.

Hasta el día de hoy, sólo la ha portado el rey Jorge V para su coronación en la India. Este la mandó hacer porque ninguna joya de la Corona puede salir de suelo británico. Está elaborada con más de 6.000 diamantes, zafiros, rubíes y esmeraldas.

Continuará…