Archivo de la etiqueta: crisobeliro

Alejandrita

Alejandrita

La Alejandrita es una de las piedras preciosas que nos ha dado la naturaleza más bella, rara y excepcional.

Descubierta en 1830 por el conde Perowsky, se llamó así en honor al que sería el futuro zar de Rusia, Alejandro II, a quien se le regaló en su decimosexto cumpleaños. Además, tiene los colores de la realeza rusa: el verde y el rojo.

La Alejandrita es una variedad del crisoberilo y, por lo tanto, tiene una gran dureza sólo superada por los rubíes, los zafiros y los diamantes.

Es una de las variedades de óxidos e hidróxidos más codiciada por su capacidad para cambiar de color dependiendo de la luz que incida sobre ella. Puede cambiar del verde azulado al rojo o púrpura. Esto nos sirve para calcular su valor. Las piedras que no tengan una buena calidad sufrirán un cambio de color más suave mientras que las de gran calidad tienen unos colores perfectamente definidos.

Características

Una de sus muchas características es que muestra un excelente tricroismo, es decir, que es capaz de mostrar 3 colores distintos a la vez. En este caso son el rojo, el amarillo y el verde. Además, existen variedades extrañas como la conocida por Alejandrita Ojo de Gato, en la que la luz se refleja produciendo un efecto semejante a la pupila de un gato. A este tipo de piedras se las conoce como chatoyancy.

A parte de en joyería, la Alejandrita se utiliza también en la fabricación de láseres, sobre todo, de fotodepilación para pieles sensibles.

Fuentes de extracción

Las fuentes principales de extracción a lo largo del mundo se sitúan en Tanzania, Birmania, Brasil. Zimbaue, Estados Unidos, Sri Lanka y Rusia. Aunque, originariamente, su principal fuente de extracción se situaba en Rusia, hoy en día han quedado agotadas.

Curiosamente, la mayor fuente de extracción se sitúa en Brasil, en concreto en las Minas Gerias. Aunque alejandritas excepcionales se han encontrado en Tanzania y Rusia.

Uso

Dicen que es muy buena para curar la artrosis y las afecciones oculares y, normalmente, en el Antigüedad, la solían llevar dentro de una bolsa de cuero amarillo para prevenir los mareos y vértigos. También dicen que estimula al hemisferio izquierdo del cerebro proporcionando un equilibrio entre espíritu, mente y cuerpo.