Archivo de la etiqueta: Corona Británica

JOYAS MALDITAS III

En este post de hoy vamos a hablaros de otras joyas malditas o no, que han dado mucho que hablar.

El primero de ellos es el diamante Koh-i-Noor.

” Quien posea este diamante dominará el mundo,

pero también conocerá todas sus desgracias.

Solo Dios, o una mujer, pueden llevarlo con impunidad”

Actualmente está en la Torre de Londres junto al resto de joyas de la Corona Británica, pero este diamante ha recorrido más kilómetros de los que creemos.

Originariamente, el diamante era de la India y su significado en persa en “Montaña de la Luz”. Tiene 105 quilates, lo que llegó a hacer de él el diamante más grande del mundo.

Sus primeros propietarios fueron la dinastía Kakatiya, pasando después por las manos del Sultanato de Delhi, los mongoles, los indios y, por último, los británicos. Y en todos y cada uno de ellos, las desgracias se han cebado con los monarcas y sus descendientes varones. Y es que, como dice la leyenda, sólo Dios y las mujeres pueden llevarlo sin que les ocurra nada.

En España también tenemos oscuras leyendas sobre joyas maldecidas. Una de ellas es el ópalo de Alfonso XII.

En este caso cuenta la leyenda (o las malas lenguas) que Alfonso XII se tuvo un amor correspondido con la joven italiana Virginia Doini, condesa de Castiglione pero que por temas monárquicos tenía que casarse con su prima María de las Mercedes.

Despechada por el abandono, la condesa les envió como regalo de bodas un anillo de oro puro con un ópalo precioso que hizo las delicias de la futura reina.

A los pocos meses de la boda, Mª Mercedes enfermó y murió, pasando el anillo a propiedad de la abuela del rey, quien también enfermó y falleció al poco tiempo de la que pareció la misma enfermedad. La hermana y la cuñada del rey tuvieron el mismo fin al encapricharse con la joya y poseerla durante un tiempo.

Cuentan, que el propio rey, murió por el mismo motivo a la temprana edad de 28 años. Su viuda bendijo el anillo y se lo colgó al cuello al difunto Alfonso XII para enterrarlo con él.

LA TORRE DE LONDRES, GUARDIÁN DE LAS JOYAS DE LA CORONA

Hasta ahora hemos estado hablando de las joyas de la Corona Británica pero ¿Dónde están? ¿Quién las custodia?

La respuesta está en la Torre de Londres, una de las atracciones turísticas más importantes, famosas y visitadas del país.

Oficialmente Palacio Real y Fortaleza de su Majestad, la Torre de Londres es un castillo junto al Támesis fundado en 1066 que durante muchos siglos ha tenido un destacado papel en la historia del país habiendo sido armería, casa de fieras, cárcel, tesorería, Real Casa de la Moneda y guardián de las joyas de la Corona.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988 es una de las fortalezas mejor conservadas del país.

En ella estuvieron presos, sobre todo por traición,  importantes personajes históricos como Tomás Moro, Ana Bolena o Jane Grey, que posteriormente fueron ejecutados. Aunque sus habitantes más famosos son los cuervos, de los que se dice que si en algún momento desaparecieran, la Torre se desplomaría.

Pero hablemos de las joyas.

En esta Torre se encuentran expuestas la mayor parte de las joyas de la Corona Británica de las que os hemos hablado en los post anteriores. Sólo salen de allí cuando el monarca las necesita o cuando hay alguna exposición excepcional. Mientras tanto, el jefe de guardia de la torre y los Beefeaters son los encargados de velar por su seguridad.

Para hacerlo se realiza una curiosa ceremonia con siglos de antigüedad que se realiza cada día del año. Sólo se interrumpió en dos ocasiones: en la II Guerra Mundial una bomba cayó en la Torre provocando no que se anulara sino simplemente que se efectuara con retraso y cuando el rey Eduardo VIII abdicó y pasó más de un día hasta saber el nombre del sucesor.

El resto del tiempo la ceremonia comienza con puntualidad inglesa a las 21:53. El jefe de la guardia, su escolta y los centinelas de la Torre representan el mismo papel una y otra vez en la que, tal y como lleva ocurriendo más de 700 años, se intercambian las llaves para la custodia de la Torre.

Así que si queréis ver una de las colecciones de joyas más importante del mundo, ya sabéis dónde tenéis que ir.

Las joyas de la Corona Británica III

Aún quedan otras muchas más joyas de la Corona Británica de las que hablar pero sólo vamos a mencionar 4 más de ellas.

El Anillo de la Coronación.

Símbolo del matrimonio entre el monarca y la nación.

El Cetro de la Cruz.

Utilizado en la coronación de los monarcas, posee el segundo diamante más grande del mundo conocido como la Gran Estrella de África, superando los 530 quilates.

La Espada Enjoyada del Ofrecimiento.

Es la única que utilizan los monarcas en el momento de la coronación. Incluye los emblemas de la corona y fue elaborada para Jorge IV.

Otra de las joyas de la Corona Británica es:

Tiara de la gran duquesa Vladimir.

Es quizás la corona más conocida y más utiliza por la Corona Británica. Regalo de la juventud de Gran Bretaña e Irlanda, está engarzada con diamantes, aunque originariamente lo estaba con perlas.

Y, como decíamos, más son las joyas que componen el incalculable tesoro que posee la Corona Británica pero quizás estas son las más conocidas por todos.

Las joyas de la Corona Británica II

Siguiendo con el tesoro de la joyas de la Corona Británica, podemos hablar de:

Kokoshnik de Rusia.

Una preciosidad de tiara utilizada por la realeza inglesa en más de una ocasión. De inspiración rusa, está elaborada por 60 barras de platino con 488 diamantes incrustados.

La Corona Pequeña de la Reina Victoria.

Con tan sólo 9 centímetros de ancho y 10 de alto, esta pequeña corona está engarzada con 1.300 diamantes fue un encargo de la Reina Victoria ya que las otras coronas le resultaban muy pesadas.

Corona imperial del Estado.

Es una de las principales de la Corona. Realmente es la que se utiliza en la coronación de los monarcas y la apertura del parlamento desde el siglo XIX ya que la de San Eduarda es mucho más pesada.

Está compuesta por 5 rubíes, 17 zafiros, 2.868 diamantes, 273 perlas y 11 esmeraldas.

Continuará…

Las joyas de la Corona Británica

Es conocido por todos la importancia que tienen las jjoyas de la Corona Británica  que llevan atesorando desde hace siglos.

Su valor económico es incalculable al igual que la belleza de alguna de las exquisitas piezas que forman parte del elenco. Muchas encierran historias de amor, de crueldad, de guerras y todas y cada una de ellas han sido utilizadas por los miembros de la familia real en algún momento u otro de su dilatada historia.

Su patrimonio está compuesto por coronas, cetros, espadas, tiaras o anillos siendo las más conocidas, las coronas reales.

Algunas de ellas son:

La Corona de la reina Isabel

Realizada íntegramente en platino, fue realizada expresamente para la madre de la actual reina. Contiene el diamante antiguo más conocido: el Koh-i-Noor, del que cuenta la leyenda que las mujeres que lo porten adquieren un gran poder.

Corona de San Eduardo

Es la más importante y la que utiliza el arzobispo de Canterbury para coronar a los reyes de Inglaterra desde el siglo XVIII. Realizada con oro y decorada con piedras preciosas, actualmente se utiliza una copia ya que la original fue destruida.

Corona imperial de la India.

Hasta el día de hoy, sólo la ha portado el rey Jorge V para su coronación en la India. Este la mandó hacer porque ninguna joya de la Corona puede salir de suelo británico. Está elaborada con más de 6.000 diamantes, zafiros, rubíes y esmeraldas.

Continuará…