Archivo de la etiqueta: Bulgari Time

Bulgari

Historia

Bulgari es una de las marcas de joyería más importantes y conocidas del mundo y aunque todo el mundo piensa que su origen es italiano, la verdad es que fue Sotirio Bulgari, griego de nacimiento, quien la fundó cuando llegó a Roma a principios del siglo XX.

Al principio, Bulgari fabricaba solamente objetos de plata en una pequeña tienda de Grecia hasta que se trasladó a Roma y, con la ayuda de sus hijos Constantino y Giorgio, creó un estilo único que joyería que estaba inspirado en el clasicismo greco-romano y el Renacimiento. La tienda se llama “Old Curiosity Shop” con el objetivo de atraer a la clientela anglosajona procedente de Estados Unidos o Gran Bretaña.

Fue la tienda más representativa de Bulgari. Situada en la Vía Condotti fue el lugar de encuentro de todos los ricos y famosos del momento que no querían quedarse sin adquirir una de las únicas y magníficas joyas cuyos diseños atraían a todo el mundo.

El patriarca muere en 1934 y a partir de entonces sus herederos se hacen cargo del pequeño imperio que se está formando comenzando la expansión a París, Nueva York, Montecarlo y Ginebra en los años 70.

Ya en los años 80 serán los nietos de Sotirio, Nicola y Paolo Bulgari quienes se hacen cargo del negocio mientras que Francesco Trapani, su sobrino, será el gerente que tiene la arriesgada y acertada idea de lanzar la línea de perfumes Bulgari.

Imperio Bulgari

En 2012, 180 son las tiendas que mantiene abiertos a lo largo del mundo la marca Bulgari, entre ellas destacan Beverly Hills, Boston, Chicago, Dallas, Honolulu, Houston, Nueva York, Las Vegas, Orlando, Palm Beach, San Francisco, Waikiki. Scottsdale, Arizona y en la Ciudad de México.

Hoy en día, un 20% de la facturación de Bulgari viene de otro de los aciertos que tuvieron al fundar en 1980 la empresa Bulgari Time, encargada de elaborar los famosos relojes de la marca. Su sede está en Neuchâtel, trabajan más de 500 personas y tiene un gran éxito entre sus clientes habituales por el desarrollo de sus propias piezas y mecanismo que incluyen un calendario perpetuo, una segunda zona horaria y un tourbillon.

Su secreto ha sido el saber adaptarse a las modas del momento y a las necesidades de sus clientes. Si en los años 20-30 las joyas estaban enmarcadas en el Art Decó con formas estilizadas y depuradas, en la II Guerra Mundial se tiende más al diseño inspirado en el clasicismo greco-romano, en los 50 se apuesta por la combinación de piedras preciosas en diseños más sofisticados, en los 70 gana la diversidad y el Pop Art, en los años 80 ganan los volúmenes y los colores y en los años 90 gana la utilización del oro amarillo.

Hoy en día es una de las marcas más conocidas del mundo y, además de las joyas y los relojes, también está inmersa en el mundo de la hostelería al llegar a un acuerdo con la cadena hotelera Marriott’s.