Relojes Cartier

El nombre de Cartier es conocido por todos, tanto en relojería como en joyería, y está ligado a los conceptos de elegancia, lujo y distinción. Tal y como dijo el Príncipe de Gales: “son los joyeros de los reyes, los reyes de los joyeros.”

Y es que la marca Cartier se ha ganado el puesto en el que se encuentra gracias al tesón de la familia desde 1847 hasta 1964 en que vendieron la empresa.

Aunque su fama les vino dada como joyeros de la realeza europea, la gran idea de Louis Cartier de crear un reloj de pulsera para los caballeros de la época  fue la clave de los éxitos cosechados más tarde.

Cuentan que el amigo de Louis Cartier, el piloto Alberto Santos Dumont, le pidió que le hiciera un reloj fácil de consultar cuando estaba pilotando, y a Louis se le ocurrió la idea del primer reloj de pulsera de la historia: el Santos Cartier, en 1904.

Reloj Santos de Cartier

Sencillo, cómodo y elegante, el Santos Cartier se convirtió en todo un éxito, lo que hizo que un tiempo después saliera al mercado un nuevo modelo: el Cartier Tank, inspirado en el tanque Renault de reciente introducción en el Frente Occidental.

Elegantes y con un diseño atemporal, los relojes Cartier se han ganado su puesto entre esos relojes especiales que despiertan pasiones. Aún hoy en día son los preferidos de la realeza europea, la alta sociedad y todo tipo de famosos que no pierden la oportunidad de llevar una de las creaciones de la casa Cartier.

Sus tiendas están repartidas por todo el mundo, siempre en ciudades con el glamour característico de la marca: Londres, París, Nueva York, Monte Carlo o Cannes sólo son alguna de ellas.

La mayoría de sus obras no están al alcance de todo el mundo y, es por eso que Subastas Darley ha querido incorporar alguno de ellos a precios muy reducidos. Porque el glamour y la elegancia no deben estar reñidas con la clase social.

Un pensamiento sobre “Relojes Cartier”

  1. Pingback: El Platino

Deja un comentario