EL ZAFIRO, LA HERMANA DEL RUBÍ.

Cuatro son las gemas a las que más importancia se les da en el mundo: los diamantes, las esmeraldas, los rubíes y los zafiros. Y de entre ellas, los zafiros están a la cabeza en cuanto a belleza.

Pertenecen a la misma familia que los rubíes aunque tienen una dureza muy similar a la del diamante y se encuentran, mayoritariamente, en el mismo lugar, África.

Su color azul es lo que más nos llama la atención cuando los vemos pero no es el único color en el que se presentan y hay varias clases de zafiro: el zafiro blanco, el oriental, el de agua y el falso (variedad del cuarzo). Los colores pueden ser rojos, azules, amarillos e incluso las combinaciones de ellos.

Prácticamente, sólo se utilizan para joyería aunque también es usual verlos en aplicaciones láser.

zafiro03

Muy extendidos están los zafiros sintéticos que se fabrican desde principios del siglo XX mediante un proceso conocido como Verneuil, realizándose, sobre todo, en Estados Unidos.

Entre los zafiros más famosos de la historia, se encuentra el Zafiro Logan, custodiado en el Museo Smithsonian y que cuenta con 423 quilates. El Zafiro Estrella de Asia que está en el Museo Americano de Historia Natural o muchas de las Joyas de la Corona Británica.

Deja un comentario