Lluís Masriera i Rosés

Lluís Masriera i Rosés, joyero, director teatral, pintor y escenógrafo, nació en Barcelona en el año 1872 en una familia de joyeros y artistas.

Sus primeros pinitos en el mundo de la joyería los realizó en la joyería de su padre, Josep Masriera y de su tío, Francesc Masriera, a la edad de 15 años. Después complementó su educación en Londres, París y la Escuela de Bellas Artes de Ginebra donde conoció a Frank Édouard Lossier, quien le introdujo en el mundo de la técnica de Limoges, esmaltado de metales.

A partir de ese momento, su estilo fue influenciado por la obra de René Lalique y el modernismo. Reintrodujo el esmalte en Cataluña y expuso en sus obras en Zaragoza, Madrid, Barcelona, San Francisco, París y Buenos Aires.

Mientras cerró su negocio para trabajar en su propia identidad. Cuando lo volvió a reabrir en 1901, sus obras se vendieron en menos de una semana. Y es que ideó una nueva técnica conocida como Esmalte Barcelona que tuvo un rotundo éxito tanto en Europa como Sudamérica. Éste combinaba los tratamientos tradicionales del metal con el esmalte traslúcido.

Creó sus propios moldes para poder realizar sus obras en serie, lo que ha propiciado que, hoy en día, se sigan reproduciendo. Siendo las más famosas las que representan a ninfas con forma de insecto. Para ello combinaba el esmalte con oro y piedras preciosas.

 

Fue académico de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona y presidente de la Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge.

En 1915, junto a los hermanos Carreras, constituyeron la sociedad Masriera i Carreras, en la que producen diseños modernistas que conservan el legado original.

Además de  su trabajo como joyero y orfebre, Lluís Masriera i Rosés fue un gran coleccionista que llegó a poseer una gran colección de arte oriental que junto a pinturas, objetos personales y esculturas de la familia forman el museo público que se puede ver en el estudio familiar. También fue escenógrafo, pintor y dramaturgo, artes que controlaba a la perfección y que le valieron más de un reconocimiento.

Murió en Barcelona en 1958 dejándonos un amplio y fantástico legado difícil que desaparezca.

Chopard

Chopard es una empresa suiza fundada por Louis-Ulysse Chopard que realiza relojes, joyas y accesorios.

Louis-Ulysse Chopard nació el 04 de mayo de 1836 siendo el segundo de los cuatro hijos de Félicien Chopard, campesino de profesión, y Henriette. Él fue quien animó a sus hijos a envolverse en el mundo de la relojería y siendo aún muy joven, Louis-Ulysse se dio cuenta de la razón que tenía y, a la edad de 24 años, en 1860 creó la manufactura L.U.C en Sonvillier, Suiza.

Sus relojes, rápidamente, adquirieron una gran reputación y Louis-Ulysse tomó la sabia decisión de viajar a diferentes puntos de Europa del Este, Escandinavia, Rusia o Países Bajos, donde sus relojes y cronómetros fueron un éxito. Llegaron incluso a marcar las horas de la corte del zar Nicolás II.

Durante esta época tuvo dos hijos, Paul-Louis e Ida Helene, siendo el primero de ellos su sucesor en la empresa, quien en 1921 abrió en La Chaux-de-Fonds otra sucursal que se convirtió en sede. En 1937 trasladaron la empresa a Ginebra y en 1943 Paul-André Chopard, nieto del fundador, se hizo cargo de la empresa.

Debido al poco interés que sus hijos tuvieron con la empresa, Paul-André Chopard se vio en la necesidad de vender la empresa  a Karl Scheufele III en 1963, descendiente de un legado de relojeros y joyeros alemanes que era capaz de perpetuar el legado de la marca que adquiría.

Gracias a él y a su familia, la marca Chopard se expandió espectacularmente y obtuvo grandes reconocimientos por sus avances tecnológicos, se continua creatividad y la calidad del trabajo de sus artesanos. Hoy en día son los hijos de Karl, Caroline y Karl-Friedrich quienes están al cargo de la empresa.

Las fechas claves en el éxito de la marca Chopard han sido:

En el año 1860 Louis-Ulysse funda la empresa.

En 1937 se instalan en Ginebra.

En 1963 la empresa pasa a manos de Karl Scheufele.

En 1974 dejan Ginebra y se trasladan a Meyrin-Geneva creando la línea femenina de los relojes-joya.

En 1976 crean el reloj Happy Diamonds en el que los diamantes se mueven libremente entre los cristales de zafiro del reloj.

En 1980 crean el primer reloj deportivo con correa de piel bautizado como St. Moritz.

En 1983 abren las puertas de su primera tienda en Asia, en concreto en Hong Kong y en 1986 la abren en Ginebra.

En el año 1988 la empresa Chopard empieza a colaborar con la carrera de coches vintage Mille Miglia de Italia y crean una colección exclusiva con el mismo nombre.

En 1993 lanzan su famosa colección Happy Sport.

En 1996 abren una manufactura relojera en Suiza para especializarse en los movimientos L.U.C. regresando así a sus orígenes.

En 1998 se hacen patrocinadores del Festival de Cine de Cannes.

En el año 2002 crean el concepto Golden Diamonds, una innovación de la Alta Joyería.

En 2007 ya tienen 100 tiendas, la última abierta en el Madison Avenue de New York

En el año 2010 celebraron su 150 aniversario lanzando la colección de Alta joyería denominada Animal World.

René Lalique

René Jules Lalique fue un famoso artista francés que dedicó su vida al vidrio y la joyería. Nacido en Marne el 06 de abril de 1860, a los dos años de edad su familia su mudó a los suburbios de París donde pudo acudir a la escuela en el Liceo Turgot y, a la muerte de su padre en 1876, se hizo aprendiz del joyero Luis Aucoc, quien le enseñó el arte de la joyería y el diseño.

Siguió con sus estudios en la École des Arts Décoratifs de París y en 1878 se trasladó a Inglaterra para hacerlo en la Universidad de Sydenham. A su vuelta a París estuvo unos años trabajando como freelance para joyerías como Boucheron o Cartier.  En 1886 abre su propio taller joyero y se casa con Marie-Louis Lambert, con quien tuvo una hija que falleció a los dos años. Pocos años después, se divorcian y conoce a su segunda esposa, Alice, hija del escultor Auguste Ledru. Con ella tiene dos hijos. En 1907 tuvo a su último hijo, René Le Mesnil con una mujer que conoció en Londres.

Murió en París el 01 de mayo de 1945 a la edad de 85 años y dejando un emporio detrás de él. Está enterrado en el Cementerio del Père-Lachaise.

Su vida artística estuvo marcada por dos corrientes opuestas pero que supo manejar como nadie: el Nouveau Art y el Art Decó.

Fue el creador de los frascos de vidrio para perfumes, lo que le llevó a arriesgarse también con jarrones, lámparas, cajas, etc. Trabajó para los más grandes perfumistas, y es que su estilo encandilaba a todo el que lo conocía. Por y para ello creó la fábrica de Combs-La-Ville aunque enseguida se le quedó pequeña y tuvo que abrir otra en Wingen-sur-Moder, en Alsacia.

También diseñó las figuras de los radiadores de los coches de lujo de los años 20, decoró el Orient Express, tiendas de lujo, etc. Tuvo un gran reconocimiento por sus creaciones de joyas, de hecho se le consideró el joyero más famoso del mundo por su innovación y su visión de futuro.

Tras su muerte, fue su hijo Marc quien se ocupó de la empresa, la cual modernizó abandonando el trabajo en vidrio por el cristal entrando en los primeros puestos entre las grandes cristalerías francesas.

En 1977, será la hija de Marc, Marie-Claude, quien se hará cargo de la empresa familiar uniendo la tradición familiar con la innovación y el amor a la naturaleza. En el año 2008 la Sociedad Lalique ha sido asimilada al Grupo Pochet por las Sociedades Arte y Fragancia y la financiera Saint-Germain reforzando así la marca.