Alianzas de boda

Si hay una joya por excelencia que todo el mundo conoce y la gran mayoría porta consigo esa es la alianza o anillo de boda.

De oro amarillo o blanco, de plata o de platino, las alianzas de boda simbolizan el compromiso de fidelidad y unión entre dos personas. Pero ¿desde cuándo ocurre esto?

Pues parece ser que desde mucho antes de lo que pensamos.

Ya los antiguos egipcios, en la época de los faraones, utilizaban los anillos en sus enlaces para personificar la eternidad y el infinito, una línea que no tiene fin al igual que el amor de las dos personas que los intercambian. En aquella época, las alianzas eran de tela y se cambiaban una vez al año como símbolo de renovación de votos. La alta sociedad los utilizaba de oro.

Los hebreros también hicieron uso de las alianzas en las bodas allá sobre el año 1500 a.C, e incluso los indios. Lo único que cambiaba era el dedo de la mano en la que se portaban. Los hebreos lo hacían en el índice y los indios en el pulgar.

Gracias a la expansión Ptolemaica, este ritual de intercambio se extendió a todo el territorio helenizado y los griegos se encargaron de arraigarlo como una costumbre. Ellos portaban las alianzas en el dedo anular, ya que pensaban que por ese dedo pasaba una vena que iba directamente al corazón, la llamada “vena del amor”. Mientras el corazón latiera el amor también lo hacía. Ahí fue donde se acuño la expresión de “hasta que la muerte os separe”. Los griegos también les ponían inscripciones para saber a quién pertenecían.

Por supuesto, los romanos copiaron la idea y la adoptaron manteniendo el mismo significado que los griegos y portándolo en el mismo dedo. En este caso, el material que se utilizaba era hierro.

Los cristianos adoptaron su práctica, aun siendo un rito pagano, y lo recondujeron hacia lo que se ha denominado el método Trinitario: primero se introduce el anillo en el dedo pulgar simbolizando “en el nombre del Padre”, después en el índice “del Hijo”, en el corazón “y del Espíritu Santo” para terminar en el dedo anular con “Amén”.

Fue entonces cuando se adoptó la costumbre de fabricar las alianzas en oro, ya que, según la Iglesia, eso suponía un esfuerzo económico y, por lo tanto, simbolizaba la importancia que se le da al rito.

También se ha llegado a pensar que las alianzas de boda tienen su origen en las antiguos grilletes que usaban los bárbaros para secuestrar y hacer suyas a las mujeres de los enemigos y que representaba la posesión de esa persona.

También tienen connotaciones sexuales ya que para los paganos también representaba una penetración. El dedo es el símbolo fálico masculino y el anillo representa el símbolo sexual femenino; al introducir el anillo en el dedo, se personifica -en toda regla- una penetración.

De todas las formas, sea cual sea su origen, lo cierto es que es una tradición que sigue activa y que es utilizada por millones de personas en el mundo.

Por ello, si necesitas alguna alianza, lo único que tienes que hacer es entrar en Subastas Darley y hacerte con una de las que tenemos para ti.  Así que no dejes pasar la oportunidad.

Cómo pujar en nuestras Subastas

Subastas Darley, es el mayor y único portal de subastas especializado en antigüedades, arte y joyas del mercado español.

Subastas Darley

Subastas Darley

Poder participar en una de ellas para adquirir el artículo deseado es muy sencillo y aquí os vamos a explicar cómo pujar en nuestras Subastas.

Registro

Lo primero que debes hacer es registrarte como usuario del portal. Para ello tienes que ir al panel de inicio y acceder a la opción de “Regístrese” rellenando correctamente todas las casillas del formulario con sus datos reales.

Registro

Registro

También deberás introducir un nombre de usuario y una contraseña, de entre 8 y 16 caracteres (al menos un número, una letra mayúscula y una minúscula) que será visualizado en el historial de pujas. Nunca aparecerán sus datos reales por lo que queda garantizada su privacidad en todo momento.

Subastas

Lo siguiente es elegir el lote por el que quiere pujar y en el que le aparecerá varias imágenes del artículo en cuestión, el número de lote, los fechas en las que está activa la puja, el valor estimado del artículo y la última puja realizada.

Lote

Lote

Para acceder a él sólo tiene que pinchar en “Acceder al lote”. Dentro aparecerá información más detallada del artículo: el título y número de lote, descripción completa del mismo, la fecha fin de la subasta y el tiempo que queda para su finalización. Asimismo, aparece el precio estimado que ha sido llevado a cabo por expertos de Subasta Darley y que es un precio orientativo y que no es vinculante en las pujas.

Pujas

Pujas

Después hay que seleccionar la puja que quiere hacer mediante un desplegable en el que aparecen las distintas cantidades:

De 0 a 200€ de 10€ en 10€

De 200 a 300€ de 20€ en 20€

De 300 a 500€ de 25€ en 25€

De 500 a 1000€ de 50€ en 50€

De 1000 a 3000€ de 100€ en 100€

De 3000 a 5000€ de 250€ en 250€

De 5000 a 10000€ de 500€ en 500€

De 10.000 a 20.000€ de 1000€ en 1000€

De 20.000 a 50.000€ de 2500€ en 2500€

De 50.000 a 100.000€ de 5.000€ en 5.000€

De 100.000€ en adelante 10.000€ en 10.000€

Una vez realizada la puja se abre una ventana de confirmación donde, además, obtendrá un presupuesto con la información del lote, el precio de adjudicación y los honorarios como mediador en la venta (18% sobre el precio de remate). Simplemente hay que confirmar la puja y ésta aparecerá en la ficha del artículo. Recibirá un mail con su puja en la que aparecerá la misma información.

Durante los tres minutos previos al cierre de subasta cualquier puja aumenta en tres minutos el tiempo de finalización de dicha subasta.

Si lo desea, puede hacer un seguimiento de la subasta añadiendo la misma a Favoritos recibiendo mails a modo de recordatorio e informándole del estado y las pujar efectuadas en esa subasta.

Pago y entrega

Una vez finalizada la subasta, si se le ha adjudicado, puede realizar el pago de la misma a través de Tarjeta de crédito, PayPal o transferencia bancaria a la cuenta de Subastas Darley. Cuando se haya confirmado el pago, nosotros procederemos al correcto embalaje del artículo, dependiendo de sus características y en un plazo de entre siete a doce días lo recibirá en la dirección facilitada. Tanto el embalaje del artículo como el transporte se cargan al comprador del mismo aunque también tiene la opción de acercarse a recogerlo en persona en alguna de nuestras instalaciones.

Como ves es un proceso muy sencillo que te permitirá hacerte dueño de auténticas obras de arte con todas las garantías de autenticidad. Una inversión que te permitirá disfrutar de todas las ventajas y beneficios que conlleva tener una obra de arte, una antigüedad o una joya.

Entra en Subastas Darley y empieza a invertir en arte.

El Acero

Cada día encontramos cosas nuevas en joyería que mejoran la calidad del producto y le dan mayor durabilidad. Es el caso del acero, un metal que cada día es el preferido por millones de personas que ven que es un producto que funciona. De hecho, las mayores marcas de joyería del mundo confían plenamente en un producto que tienen grandes ventajas.

Características del acero

El acero es un aleación de hierro, carbono, níquel y cromo que produce artículos inoxidables cuyos precios son más bajos que otros metales y que se encuentra en abundancia por lo que su producción, aparte de en joyería, está muy explotada.

Es un metal muy utilizado tanto en joyería como en la construcción de aviones, cápsulas espaciales, tuberías, cocinas e incluso en el cuerpo humano como sustituto de huesos. Esto es así porque el acero no se oxida, no contamina, es duro, brillante, hipoalergénico, y además se puede limpiar con mucha facilidad.

Rápidamente se está convirtiendo en la joya preferida ya que se puede combinar con otros metales como el cobre, la plata o el oro lo que como resultado da unas joyas realmente preciosas.

Las ventajas más características o conocidas del acero son las siguientes:

El antialérgico, las joyas realizadas con acero pueden ser utilizadas por todo tipo de personas; es prácticamente es indestructible; su brillo dura toda la vida y nunca pierde su color; no se oxida; es un metal frío al tacto; es tan parecido al oro blanco y al platino que la mayoría de las veces se confunden entre sí; prácticamente no pesa nada; tiene una calidad extraordinaria y un precio muy bajo y una de las características que más llaman la atención es que les puedes cambiar el color por el que se quiera a través de un proceso de tratamiento; prácticamente no necesita ningún cuidado y se pueden grabar.