Jaspe

Esta semana el blog de joyas de Subastas Darley se lo dedicamos al Jaspe, una roca sedimentaria que ha servido de ornamentación durante siglos y cuyos colores le han conferido un simbolismo y una tradición que ha hecho mella a lo largo de su historia.

Origen

Su nombre deriva del griego “iaspis” y significa “piedra manchada” por los colores tan llamativos que suele tener. Es una piedra más bien granulada que permite un fácil pulido, que puede presentar multicolores y que suele tener manchas o vetas.

El Jaspe está hecho de dos partes de oxígeno y una de silicio y normalmente se suele encontrar en rocas volcánicas y sedimentarias. En la escala de Mohs tiene una dureza de entre 6,5 y 7 lo que le confiere la capacidad para ser utilizado en joyería como una gema más o en ornamentación de todo tipo.

No está muy extendido en el planeta pero se puede encontrar, sobre todo, en el continente australiano, Canadá, Estados Unidos, la India o Rusia.

Tipos de Jaspe

A día de hoy existen catalogadas las siguientes clases de Jaspe:

  • El más famoso, el Jaspe de color rojo o sanguíneo, del color de la sangre que se utiliza desde los tiempos más antiguos como afrodisíaco es una piedra que, sobre    todo, se empleaba como amuleto y que le confiere a la persona que lo posee,    valentía y fortaleza de ánimo.
  • El llamado Jaspe leopardino por su característico aspecto dicen que ayuda a las parturientas y es buena para aquellas personas que padecen pérdida de memoria.
  • El Jaspe egipcio de color amarillo y rojo, el Jaspe ágata de colores amarillo, verde y marrón, el Moukaite de color rosa o el Jaspe amarillo, que da buena suerte en los viajes, son algunas de ellas.

Jaspe Rojo

Pero, como hemos dicho, el que más historia tiene, probablemente por su característico color rojo, es el denominado Jaspe rojo, de sangre o sanguíneo. Es una piedra conocida desde los tiempos de Alejandro Magno y que adquirió más conocimiento en la época del primigenio cristianismo cuando se aseguró que su origen era la sangre de Cristo que goteaba sobre ella.

Se dice que tiene el poder de curar ciertas enfermedades y como tal se utilizó por médicos y curanderos durante siglos. Estaba muy relacionado con las hemorragias y los partos, de hecho, en la Edad Media, se aconsejaba a las mujeres que pusieran una piedra de jaspe sobre sus vientres en el momento del parto para aliviar los dolores y que todo fuera bien.

Las distintas civilizaciones que han existido hasta el momento le han conferido una relevancia esotérica, como por ejemplo en Islandia que creían que quien llevara un jaspe estaba libre de los hechizos de las brujas; en Grecia se decía que atraía la lluvia y que quien la poseyera se convertiría en invencible; con jaspe se construyó la Nueva Jerusalén y se considera el pilar de la Iglesia; en Egipto el jaspe se asoció con Isis, la diosa protectora de las mujeres y como tal ejercía su función y los nativos americanos la utilizaban en sus rituales sagrados para atraer la lluvia, encontrar agua o facilitar los recuerdos.

Fuera esoterismos, el Jaspe es una piedra que cada día más se está utilizando en joyería y que permite realizar piezas muy bellas y con gran personalidad.