EL TOPACIO

El Topacio es una de las piedras preciosas más utilizadas a lo largo de la historia que, en muchas ocasiones, ha sido confundida con otras piedras como, por ejemplo, los diamantes.

Topacio

Utilizado en cualquier tipo de joya por su dureza, el topacio tiene una amplia gama de colores como el marrón, amarillo, azul, rosado, rojo…siendo el más popular el topacio azul que se extrae en Inglaterra, Irlanda del Norte y Escocia y que se somete a un proceso para conseguir dicho color.

En la antigüedad lo asemejaron al dios Ra y a Júpiter, los dioses sol de los egipcios y los romanos, por el brillante color dorado que posee. Creían que mejoraba la vista, daba fuerza, curaba el insomnio y que incluso era capaz de cambiar de color en presencia de comida envenenada.

En la Edad Media fue famosa por la leyenda de que curaba los problemas de visión. De hecho, la abadesa benedictina Hildegarda de Bingen, lo pulverizaba y con él hacía un ungüento que se aplicaba por la piel.

En el siglo XVIII se encontró el más famoso de los topacios, el conocido como Braganza, propiedad de la corona de Portugal. Durante años se pensó que era uno de los diamantes más grandes del mundo pero, en realidad, se trataba de un topacio incoloro.

Multitud son los colores y tamaños de estas piedras que han ido ganando adeptos a lo largo de la historia. Hoy en día, los yacimientos más importantes en los que podemos encontrar gran cantidad de topacios sin tratar están en Brasil, Noruega, Suecia, México, República Checa, Estados Unidos, Japón y Birmania.

6fe056755c6e071f9db5498cae3e52d5

En Subastas Darley podrás encontrar topacios y joyas con topacios a precios muy competitivos. Hazte con uno de ellos y disfruta de una de las piedras más hermosas y llamativas de la joyería.

JOYAS EGIPCIAS ANTIGUAS

La civilización egipcia es una de las más misteriosas, duraderas y prolíficas de todas las que han poblado nuestro mundo conocido.

Astrología, arquitectura, religión, administración…Nada se les escapaba a los egipcios. Y el tema de las joyas fue para ellos algo muy común ya que el mayor uso que le daban era el de amuletos.

Las utilizaban tanto en vivos como muertos para sentirse a salvo y seguros de cualquier mal que pudiera impedirles el paso al Más Allá. Representaban deidades y símbolos religiosos y no conocían de clases sociales.

La fabricación de joyas en Egipto se remonta a tiempos prehistóricos en los que las culturas Badari y Naqada, de la edad de bronce, comenzaron a fabricar todo tipo de adornos. En aquella época, el oro no se utilizaba sino que las piezas eran pintadas con sustancias de vidrio para que adquirieran el color dorado tan deseado. Ya en el Imperio Medio, la orfebrería alcanzó su punto más álgido dominando diferentes métodos en la fabricación de joyería. Y gracias a las minas de Nubia y a la masificación en la extracción de metales preciosos, la orfebrería egipcia se convirtió en arte.

Normalmente, el oro era el material por excelencia para su fabricación ya que representaba la carne de Horus, el dios sol. A éste le añadían piedras preciosas que simbolizaban la vida y la alegría, si eran de color azul o verde, respectivamente, o el fuego y la sangre si eran rojo o marrón.

Coronas, collares, cinturones, pendientes, brazaletes, anillos… han sido encontrados en las innumerables tumbas encontradas. Y es que el paso al Más Allá tenía que ir acompañado de presentes varios para los distintos dioses a los que se veneraba.

Las formas de las joyas variaban dependiendo de para qué se utilizaran.

Quizás las más famosas fueran las que tuvieran forma de escarabajo, ya que era un símbolo sagrado muy común. Otra de las más utilizadas eran las que tenían forma de corazón. Ello era debido a que para los egipcios, según el Libro de los Muertos, la mente y el alma residían en el corazón y, una vez muertos, éste se pesaba para poder entrar en el cielo. Los amuletos con esta forma servían de recipiente para el corazón del fallecido en su tumba.

Famosos son también las menat o pectorales que utilizaban las reinas y sacerdotisas de la diosa Hathor y que significaban el renacimiento de los muertos.

De todas formas, cualquiera que fuera la forma que tuvieran o el material del que estuvieran fabricadas, lo cierto es que las joyas egipcias son de una belleza única y que, aún siglos después, siguen asombrándonos.

En Subastas Darley, aún no tenemos joyas de este tipo en nuestra colección pero sí que tenemos otras que aunque no sean egipcias sí que harán las delicias de cualquier amante de lo bello. Así que no dudéis en visitarnos para conocerlas.

LAS TURMALINAS

Muchas son las piedras semipreciosas que se utilizan en joyería para alegría de las miles de mujeres que las utilizan. La amplia variedad de formas y de colores que existen, hace que la joyería sea un arte muy versátil. En nuestro blog queremos daros a conocer cuantas más piedras semipreciosas mejor y, por ello, hoy dedicamos este post a las Turmalinas.

No es una piedra semipreciosa muy conocida aunque tienen una amplia variedad de colores que hacen las delicias de cualquiera. De hecho, su nombre significa piedras de colores mezclados. Además pueden ser prácticamente de todos los colores aunque quizás la más valorada es que tiene un color verde parecido a la esmeralda.

Según su color se les confiere un nombre característico. Está la Indicolita, cuyos tonos van del azul brillante al verde; la Rubelita, que varía del rojo medio al rojo profundo del Rubí; la turmalina Cromo, que es verde y la Bi-Color, que tiene bandas de colores.

Cuentan que debido a su gran parecido con los rubíes, muchas de las turmalinas que se trajeron de Sudáfrica en la época de la colonización portuguesa fueron pasadas como rubíes. Y que las joyas de la corona rusa también las tiene.

La característica más curiosa de las turmalinea es que tienen la propiedad de atraer materiales como la ceniza, la madera o la paja, lo que evidencia su cualidad piroeléctrica.

Nosotros, en estos momentos, en Subastas Darley estamos subastando unos pendientes de oro blanco con turmalinas encarnadas y diamantes que representa un motivo floral. Su valor de mercado ronda los 800€ y en Subastas Darley lo puedes conseguir por mucho menos.

9b555241e8d02021c5dd68895edc86b9

 

CAMAFEOS

Hoy queremos hablaros de una de las joyas más extendidas en el mundo y que tiene un halo de elegancia indiscutible. Se trata de los Camafeos.

La palabra Camafeo viene del griego Glyphos que significa gravar y en eso consiste, en realizar grabados de imágenes en piedras como la ágata, el nácar, el ónice, etc.

Su origen es muy antiguo y aunque, en un principio, su introducción en Europa se le otorgó a un italiano (Ugo di Carpi), lo cierto es que él sólo introdujo la técnica en Italia. Realmente fue Hans Burgkmair quien, en 1508, realizó el primer camafeo europeo.

De hecho, los primeros camafeos de los que se tienen constancia son mesopotámicos y tienen una antigüedad de 4.000 años. En Roma, sobre el 400 a.C, se utilizaban como adorno y estaban realizados en corales, ónices, ágatas, jaspes y malaquitas.

Considerados como amuletos, sus temas originales eran mitológicos aunque con el tiempo pasaron a ser religiosos. Y después, cualquier tema era viable a la hora de tallarlos.

Su uso se perdió durante un tiempo hasta que los Medici, ya en el Renacimiento, los volvieron a poner de moda. Napoleón Bonaparte hizo lo propio en Francia siendo utilizados en botones, collares, brazaletes y broches.

Colmillos, nácar, caparazones de tortuga, jade e incluso ámbar sirvieron a los artistas para crear esas preciosas pequeñas obras de arte gracias a los descubrimientos de nuevos mundos de los siglos XIV y XV.

Generalmente, los camafeos tienen fondo negro u oscuro y la imagen que se talla es de color crema o blanco. Su valor depende del tamaño de la pieza, del material en el que esté engarzado y, por supuesto, del trabajo que haya detrás de su elaboración. Como hemos dicho antes, algunos de ellos son auténticas obras de arte.

Desde tiempos muy antiguos, los camafeos han sido joyas familiares que han pasado de generación en generación y que han supuesto un legado muy importante para la historia.

Nosotros, en Subastas Darley, nos hemos hecho con una pieza del siglo XIX con la imagen de un caballero de época con fondo aterciopelado negro que subastamos hasta el 19 de octubre.

0863d704ec85125df44763958fd9d962

Si te interesa este o cualquier otra pieza de joya, sólo tienes que visitarnos.

LA PLATA EN LA JOYERÍA

La plata en la joyería es uno de los metales más utilizados y de los más conocidos desde la Antigüedad. Aunque siempre detrás del oro, la plata es adquirida por millones de personas en sus más variados usos.

Originalmente sirvió para fabricar armas de guerra, ornamento, manufactura de utensilios y, más tarde, para la elaboración de monedas. Hoy en día, sus usos son muy variados ya que tiene una alta conductividad eléctrica y térmica, lo que hace que más del 70% de su producción se use para fines industriales.

Se trata de un metal blando, maleable, brillante y blando, lo que lo hace muy manejable a la hora de modelar. Se mantiene en buenas condiciones en agua y aire aunque se suele dañar muy a menudo en presencia del ozono, por lo que hay que realizar un mantenimiento continuo para que no se deteriore.

La plata puede catalogarse según del tipo que sea.

Tenemos la conocida Plata de Ley que es aquella que tiene la mínima cantidad que está establecida por la legislación vigente.

Después tenemos la plata 1000. Es la que se encuentra en estado puro. Su dureza la hace casi inservible para la joyería. La plata 950 tiene un 95% de plata y un 5% de cobre, facilitando así el trabajo de joyas. La plata 925 tiene un 92,5% de plata con un 7,5% de cobre. Es la más utilizada en la creación de piezas de joyería. Y, por último, la plata 900. Considerada de mala calidad ya que posee una gran cantidad de cobre en su aleación. Tiende a volverse amarilla y se oscurece fácilmente.

Por eso, cuando vayáis a adquirir alguna joya de plata, aseguraros que la calidad es la que estáis pagando.

Os recordamos que en Subastas Darley tenemos una sección de joyas de plata de la mejor calidad que podéis consultar siempre que lo deseéis.

a058ceca82d8615e424d9723e8d5c01f

Una vez que tenéis vuestra preciada joya, muchos os preguntaréis por su mantenimiento y limpieza.

ffbe837743e580c1bc2618c12d3e45d4

Lo mejor es utilizarla con cierta regularidad para evitar que pierda su brillo original. Pero si veis que ya lo está perdiendo, lo mejor es utilizar una solución específica para limpiar plato y un paño tratado. Para nada es correcto lo de limpiar la plata con pasta dental ya que es un abrasivo que va a dañar tu joya.

Lo mejor, utilizar bolsas especiales para protegerlas de cualquier mal.