EL CITRINO

Muchas son las piedras preciosas con las que se pueden elaborar las joyas más exquisitas y, en este blog, ya os hemos hablado de algunas de ellas, aunque aún quedan muchas por conocer.

Por ello, hoy os vamos a hablar de una que no es tan conocida: el citrino.

95e2f9235feab407ba0dc2c67cbde1ee

Tal y como su nombre nos anuncia, el citrino es una piedra semi preciosa de un suave color amarillo limón que pertenece a la familia de los cuarzos. Aunque es muy utilizada en las joyerías, como decíamos antes, no es muy conocida por todo el mundo.

Además, la falsificación del citrino es muy sencilla, resultado del calentamiento de las amatistas, por lo que se confunden muy fácilmente, estando la falsificación muy extendida comercialmente.

88b1dfeb4b42a5fd9f5822d0cd16d607

Sus usos han sido muchos a lo largo de la historia y, como todas las piedras semipreciosas albergan, o eso dicen, características espirituales. De hecho, el citrino se utilizaba antiguamente como talismán para protegerse contra la peste, problemas de piel y pensamientos perversos. Además de ser el símbolo legendario de la amistad y tener el poder de evitar las pesadillas.

cf0c73b83e267546b7bb95e4640ebae2

Se encuentra principalmente en Brasil y es una de las piedras semi preciosas más asequibles, sobre todo en grandes tamaños, y muy resistente al uso diario.

Si quieres hacerte con alguna de ellas para montar tu propia joya o bien prefieres una joya ya montada, entra en nuestro portal de subastas, Subastas Darley, y consíguelas.

JADE, SÍMBOLO DE VIDA ETERNA

El Jade es un material utilizado desde hace más de 5.000 años para fabricar todo tipo de utensilios, artículos de decoración y joyas.

Por su dureza y resistencia fue también muy utilizado para la elaboración de armas, máscaras y todo tipo de herramientas.  Además se pensaba que atraían la suerte por lo que su fama adquirió una gran repercusión.

Jade4

Como muchas otras piedras preciosas, se la ha considerado como sagrada por varias civilizaciones. Por ejemplo, en China, los altares y las estatuas de Buda se confeccionaron con Jade, se enterraba a los difuntos con trozos de esta piedra, se regalaban joyas de jade con forma de mariposa como símbolo de amor o se fabricaban platos para que la energía de la piedra pasara a los comensales. Lo cierto es que, aún hoy en día, muchas de estas supersticiones están activas y el jade se ha convertido en todo un símbolo.

Jade2

Su parecido con otras piedras de inferior valor ha provocado que muchas piezas, joyas o artículos sean puras imitaciones. De hecho, hay algunas piedras que incluso han empezado a sustituirla en la elaboración de artículos.

Jade1

Un ejemplo de ello es la serpentina o también conocida como jade de china o jade nuevo. Su parecido con el jade es impresionante aunque es un material blando y menos resistente, por lo que hay que tener mucho cuidado con las falsificaciones.

Para terminar y como curiosidad, hace poco, en abril de 2014, se subastó el collar elaborado con Jade más caro del mundo. Lo vendió la casa Sothesby’s por 20 millones de euros. Pertenecía a una rica heredera estadounidense y fue confeccionado para su boda.

Recordar que en Subastas Darley nos gusta que todas las personas tengan acceso a la posibilidad de adquirir una auténtica joya u obra de arte, por ello podrás encontrar en nuestra página las subastas que más te convengan.

LA TORRE DE LONDRES, GUARDIÁN DE LAS JOYAS DE LA CORONA

Hasta ahora hemos estado hablando de las joyas de la Corona Británica pero ¿Dónde están? ¿Quién las custodia?

La respuesta está en la Torre de Londres, una de las atracciones turísticas más importantes, famosas y visitadas del país.

Oficialmente Palacio Real y Fortaleza de su Majestad, la Torre de Londres es un castillo junto al Támesis fundado en 1066 que durante muchos siglos ha tenido un destacado papel en la historia del país habiendo sido armería, casa de fieras, cárcel, tesorería, Real Casa de la Moneda y guardián de las joyas de la Corona.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988 es una de las fortalezas mejor conservadas del país.

En ella estuvieron presos, sobre todo por traición,  importantes personajes históricos como Tomás Moro, Ana Bolena o Jane Grey, que posteriormente fueron ejecutados. Aunque sus habitantes más famosos son los cuervos, de los que se dice que si en algún momento desaparecieran, la Torre se desplomaría.

Pero hablemos de las joyas.

En esta Torre se encuentran expuestas la mayor parte de las joyas de la Corona Británica de las que os hemos hablado en los post anteriores. Sólo salen de allí cuando el monarca las necesita o cuando hay alguna exposición excepcional. Mientras tanto, el jefe de guardia de la torre y los Beefeaters son los encargados de velar por su seguridad.

Para hacerlo se realiza una curiosa ceremonia con siglos de antigüedad que se realiza cada día del año. Sólo se interrumpió en dos ocasiones: en la II Guerra Mundial una bomba cayó en la Torre provocando no que se anulara sino simplemente que se efectuara con retraso y cuando el rey Eduardo VIII abdicó y pasó más de un día hasta saber el nombre del sucesor.

El resto del tiempo la ceremonia comienza con puntualidad inglesa a las 21:53. El jefe de la guardia, su escolta y los centinelas de la Torre representan el mismo papel una y otra vez en la que, tal y como lleva ocurriendo más de 700 años, se intercambian las llaves para la custodia de la Torre.

Así que si queréis ver una de las colecciones de joyas más importante del mundo, ya sabéis dónde tenéis que ir.

Las joyas de la Corona Británica III

Aún quedan otras muchas más joyas de la Corona Británica de las que hablar pero sólo vamos a mencionar 4 más de ellas.

El Anillo de la Coronación.

Símbolo del matrimonio entre el monarca y la nación.

El Cetro de la Cruz.

Utilizado en la coronación de los monarcas, posee el segundo diamante más grande del mundo conocido como la Gran Estrella de África, superando los 530 quilates.

La Espada Enjoyada del Ofrecimiento.

Es la única que utilizan los monarcas en el momento de la coronación. Incluye los emblemas de la corona y fue elaborada para Jorge IV.

Otra de las joyas de la Corona Británica es:

Tiara de la gran duquesa Vladimir.

Es quizás la corona más conocida y más utiliza por la Corona Británica. Regalo de la juventud de Gran Bretaña e Irlanda, está engarzada con diamantes, aunque originariamente lo estaba con perlas.

Y, como decíamos, más son las joyas que componen el incalculable tesoro que posee la Corona Británica pero quizás estas son las más conocidas por todos.